Jueves, 16 Enero 2020 02:27

Advierten que el valor del trigo es clave para "Precios Cuidados"

El alza que registró el precio local del trigo hacia el inicio de esta semana y que lo llevó a superar los u$s 200 la tonelada para las posiciones más cercanas, un valor inédito para estas épocas de fin de cosecha, encendió las alertas en las oficinas gubernamentales y en las industrias alimentarias que tienen al cereal como materia prima para sus producciones. 

Es que el valor del trigo incide en el precio de la harina, hoy en torno a $ 1100 más IVA por bolsa (20% por debajo de hace cuatro meses), y ella en los costos de las empresas que, por ejemplo, elaboran fideos o galletitas; y aún más en las que comprometieron su participación en el plan oficial de "Precios Cuidados" y en el programa oficial de lucha contra el hambre. 

La suba del trigo (que ayer se interrumpió) por encima de los u$s 200 por tonelada obedeció a la escasez de oferta en un mercado en el que los productores adelantaron lo más que pudieron las ventas del cereal en la previa al cambio de gobierno para cubrirse de subas en las retenciones, que finalmente pasaron de 6% a 12%.

Los productores llevan hoy vendidas 14,79 millones de toneladas de trigo, según el último reporte oficial de comercialización lo que representa el 78% del total estimado de producción. Y representa 40% más de lo que habían comercializado hacia principios de enero del año pasado.

Es decir que solo quedarían por entrar en el circuito comercial 4 millones de toneladas, que deberían repartirse hasta el ingreso de la nueva cosecha, algo que sucederá recién en 10 meses: hacia mediados de noviembre. 

Eso cuando los molinos harineros requieren unas 6,5 millones de toneladas anuales para abastecer el mercado interno. El sector recién lleva adquirido 1,3 millón de toneladas, mientras la exportación compró 13,44 millones de toneladas. 

El Gobierno considera que este año la exportación de trigo llegará a 12 millones de toneladas (11,9 millones declararon ya las cerealeras para vender al exterior), con lo que con una cosecha en torno a 19 millones de toneladas el abastecimiento interno no debería sufrir. 

Por eso, desde las oficinas de Agricultura pidieron que ambos sectores monitoreen la situación y encuentren soluciones para evitar meterle más presión a la inflación local. 

"El mercado está ajustado, y los precios saltan cuando no hay oferta", dijo a El Cronista Diego Cifarelli, presidente de la Federación de la Industria Molinera (FAIM), quien consideró probable que parte del trigo comprado por la exportación sea vendido en el mercado interno, como sucedió años atrás.  

"El sector de la molinería muchas veces fue mejor comprador que un cliente de Asia para el exportador, porque paga por la calidad del trigo", sostuvo el dirigente.  Explicó que que los molinos suelen realizar las compras del grano de manera distinta que el trader "dado la diferente espalda financiera". 

La última edición de "Precios Cuidados" se pactó cuando el trigo se movía entre u$s 180 a u$s 190 la tonelada. Esos son los valores que permitirían mantener los valores en la harina y sobre todo en los productos de esa canasta de referencia, según el dirigente. A eso se suma el compromiso sectorial con el programa de la lucha contra el hambre, que lleva adelante el Ministerio de Desarrollo Social.

El Cronista – Paula López