Viernes, 17 Enero 2020 02:26

En nueve años, se duplicó la producción de carne bovina en Mendoza

La provincia de Mendoza duplicó en los últimos nueve años la producción de carne bovina, que ahora llega a 15 millones de kilos anuales e impulsa la industria forrajera, según datos del Ministerio de Economía y Energía de Mendoza. La suba se logró gracias a la implementación de sistemas bajo riego y feedlot.

El dato se desprende de un informe elaborado por el Cluster Ganadero de Mendoza, donde se destaca que la cantidad de kilos producidos en la provincia pasó de 7 a 15 millones.

"La última campaña de vacunación lanzó como dato que la provincia contaba con 514.308 cabezas, cifra que ha ido oscilando en los últimos años. De ese total, 280.000 son vientres que luego nos dieron unos 140.000 terneros. De esos, el 33% fue recriado e ingresó al sistema de engorde bajo la normativa 7074 de fomento ganadero", remarcó Luis Damián Carbó, titular de la Dirección de Ganadería de la provincia.

El funcionario destacó que el motivo del incremento en la cantidad de carne producida en Mendoza, responde a que antes los terneros eran vendidos a Córdoba, San Luis, La Pampa o Buenos Aires para su engorde, y luego eran traídos nuevamente a la provincia para ser consumidos, pero en la actualidad esa situación ha cambiado.

Mauricio Pérez Huerta, coordinador del Cluster Ganadero de Mendoza, remarcó: "De los 140.000 terneros que producimos, 40.000 eran vendidos a otras provincias. Hoy por hoy, gracias a la producción de forrajes, se quedan acá. Los 100.000 restantes también se quedan como hembras de reposición y demás".

En la provincia son unos 5.000 los productores ganaderos y predomina la cría, recría y engorde de bovinos. En Mendoza, la producción de carne caprina es la más importante (representa el 48% del total) y le sigue la carne bovina con el 34%.

La actividad ganadera bajo riego ha tenido un crecimiento exponencial en los últimos años, por lo que este sector se ha convertido en un fuerte demandante de forraje: "Esta situación nos obliga a estudiar el uso de las superficies con derecho de riego y cuántas de ellas están en uso para ver si son potenciales espacios para la elaboración de pasturas y cultivos destinadas a engorde".

El funcionario señaló que en Mendoza son unas 420.000 las hectáreas que cuentan con derecho de riego de las cuales 96.600 están en desuso (23%): "Estas superficies, muchas de ellas campos que no está utilizados, son un potencial para la producción de forrajes y desde el ejecutivo estamos trabajando en brindar las herramientas necesarias para fomentar esta actividad que viene en constante crecimiento", aseguró.

Dicho rinde, de unos 100.000 pesos por corte por hectárea, permite sembrar durante los meses de otoño o primavera y cada 30 o 45 días se puede realizar un corte. "Esa es la diferencia que hay con la actividad vitivinícola, por ejemplo, donde hay que esperar cuatro años para el primer fruto", concluyó Carbó.

Clarín