Miércoles, 22 Enero 2020 02:27

Un duro comunicado contra la supuesta falta de trigo y maíz

La Mesa de Enlace de Entre Ríos criticó con dureza las versiones sobre la posibilidad de que falte maíz y trigo en el mercado interno, dos cultivos que lograron cosechas históricas en la última campaña.

La entidad indicó que hay sectores de la cadena que usan estos insumos, como los molinos harineros, los frigoríficos avícolas y los feedlots, que se han puesto en alerta por la supuesta falta de estos cereales y advirtieron que podría aumentar el pan o el pollo.

“Estas falsas noticias no deben dejarse pasar por alto, porque son un eslabón más de una cadena que tiende a la concentración. Estos actores de la intermediación seguramente ven con buenos ojos que el Estado vuelva a los Registros de Operaciones de Exportación (ROE) utilizados para controlar las exportaciones de productos agropecuarios, bajo un sistema discrecional y poco transparente”, advirtió la entidad, que reúne a la Sociedad Rural de Entre Ríos, la filial de Federación Agraria, la Federación de Asociaciones Rurales de Entre Ríos (Farer) y la Federación Entrerriana de Cooperativas (Fedeco).

La Mesa de Enlace provincial también aseguró que los controles a las exportaciones permiten a estos sectores -"bajo un sistema obsoleto y turbio"- comprar la materia prima más barata, vender más caro y tener mayores volúmenes de ganancia. "Estas intervenciones sólo perjudican a los dos extremos de la cadena: productores y consumidores, unos reciben menos y otros pagan más por el producto", señaló la entidad.

Los dirigentes rurales de Entre Ríos recordaron que en la Argentina se produce entre tres y cuatro veces más de lo que se necesita para el mercado interno, y que hace unos días terminó la cosecha de trigo y en 30 días comienza la cosecha de maíz.

“En el país, además, existen mecanismos de mercados institucionales desde hace décadas, que permite a quien tome precauciones, acordar sus compras para todo el año”, insistió la entidad.

Los dirigentes de la Mesa de Enlace creen que se intenta culpar al productor de un desabastecimiento de granos que no existe y que se sigue difundiendo información tendenciosa sobre un sector que se estigmatiza asegurando que tiene “ganancias extraordinarias, que no es solidario y que evade con el solo objetivo que la sociedad en general nos mire con indiferencia o bien para que tome partido y repita esas consignas pensadas desde un relato maquiavélico”.

Clarín