Viernes, 17 Abril 2020 02:27

La bajante del Paraná ya es la peor del último medio siglo

La histórica bajante en la cuenca del Paraná perforó la barrera del metro en la ciudad de Santa Fe. Con una altura del río fue de sólo 0,98 metros en el hidrómetro del Puerto de Santa Fe, según los datos de Prefectura Naval, es el nivel más bajo en 49 años.

La bajante histórica provocó una pérdida de casi tres pies de profundidad sobre la hidrovía, limitando la capacidad de carga de los buques y provocando complicaciones en su navegación regular. Para solucionar dichos inconvenientes, el Ente Administrador del Puerto de Santa Fe convocó a Jan De Nul, especialista en obras de infraestructura marítima y portuaria a nivel mundial, para realizar el dragado de profundización en el canal de acceso que permitirá que los buques de gran porte, que ingresan regularmente al puerto local, puedan operar con normalidad.

En el marco de la pandemia mundial, una contingencia de este tipo golpea aún con más fuerza. Si a esto se suma el hecho de estar en plena cosecha gruesa argentina, se comprende la importancia de mantener un calado que permita la continuidad de las operaciones en el puerto.

Jan de Nul realizará estas obras de profundización con la draga Álvar Núñez Cabeza de Vaca, su buque de bandera nacional, con una tripulación de 25 especialistas argentinos operando bajo un estricto protocolo de seguridad. Con ella, serán extraídos, unos 50.000 metros cúbicos, durante una semana aproximadamente operando día y noche, para que el puerto pueda recuperar su operatividad en el menor tiempo posible.

Desde el puerto de Santa Fe afirmaron que confían en la amplia experiencia de la empresa Jan De Nul en el dragado a nivel mundial. Y transmiten que la importancia de esta obra también se debe a que desde la terminal de combustibles líquidos del puerto local se abastece al centro norte del país. También, en los silos del puerto se están recibiendo camiones en plena cosecha y esta carga granelera apunta a salir por agua, por lo tanto, va a requerir de estas condiciones indispensables para una normal navegación en el canal de acceso al puerto en un corto tiempo.

De esta forma, Jan de Nul, el líder mundial de origen belga que hace 25 años opera en la Argentina, continúa redoblando su compromiso con el país, en este caso acompañando a la agroindustria, hoy más que nunca.

Considerado como el puerto más mediterráneo del país, Santa Fe, se sitúa en el corazón de la hidrovía, en el kilómetro 584 del Río Paraná. Es aguas arriba, el último puerto de ultramar apto para operaciones con buques oceánicos. Su ubicación estratégica lo convierte en el eslabón adecuado para unir los nodos de transportes y permite el desarrollo de operaciones de cabotaje nacional e internacional y marítimas internacionales, para cargas unitizadas, contenerizadas, graneles, y general entre otras desde y hacia su hinterland integrado por las Regiones Centro, NOA y NEA de la República Argentina. Asimismo, su posición privilegiada lo perfila geográficamente como el centro obligado de transferencias de cargas desde y hacia los países situados en la hidrovía.

El puerto de Santa Fe está conectado con la hidrovía Paraná - Paraguay a través de un canal de acceso artificial de 7 kilómetros y requiere una profundidad mínima de 25 pies para operar con normalidad.

El Cronista