Martes, 21 Abril 2020 02:26

finaliza la vendimia pero empiezan los problemas en la comercialización del vino

"El campo no para". Tras ser exceptuada del aislamiento social, preventivo y obligatorio decretado por el Gobierno por el coronavirus y más allá que se haya ralentizado las tareas, las diferentes cosechas del agro continúan como las de uvas, maní, peras, manzanas, nueces, almendras, aceitunas, tabaco, arroz y los cultivos extensivos (soja, maíz y girasol) mientras que también se siembra cultivos de servicio en diferentes zonas. Pero empiezan a aparecer problemas en la comercialización del producto.

"La cosecha está por terminar y para nosotros fue una bendición. Nos asustamos mucho por la cuarentena porque nos agarró al principio de la cosecha de uvas", dijo Patricia Ortiz, presidenta de Bodegas de Argentina, la cámara que nuclea a más de 250 bodegas de todo el país.

Según datos del Instituto Nacional Vitivinícola (INV), se recolectaron el 93% del total de la vendimia al país, con 19,8 millones de quintales acumulados según los últimos datos al 12 de abril.

Así, ya sorteado los inconvenientes de la vendimia, ajustando los protocolos en la seguridad de los cosecheros, los problemas comenzaron a llegar por el lado de la comercialización.

En primer lugar, la dirigente sostuvo que al no trabajar el laboratorio del INV, se ralentizó el análisis de aptitud de exportación, indispensable para que las bodegas puedan exportar.

"Hicieron una declaración jurada para acceder a algunos mercados pero no para todos los países. Con la cosecha nueva, sin esos certificados, vamos a tener problemas. El INV colabora y están buscando los mecanismos para solucionarlo", detallo Ortiz.

Asimismo, marcó las complicaciones de la venta de la bebida tanto en el mercado interno como externo.

En Argentina, hay cerca de 50 ciudades de 8 provincias que se prohibió la venta de bebidas alcohólicas bajo el pretexto de que las mismas incitan a la sociabilización en tiempos de aislamiento lo que trae aparejado menores ventas. En este sentido, desde la cámara al Gobierno que revean esta medida.

Y piden al Ministerio de Desarrollo Productivo que revea el congelamiento de precios luego del 20 de abril próximo, fecha en la que vence el congelamiento resuelto por la resolución 100/2020, dando libertad a las bodegas para fijar precios libremente a los vinos embotellados.

"Proponemos que queden congelados los precios de los vinos de mesa, que hacen al 45% del total del vino comercializado en la Argentina, que son los mayoritariamente consumidos por la clase baja y media baja", destacó la cámara.

Y en cuanto a la exportación, la principal obstáculo para la venta es por el cierre de restaurants y vinotecas en el mundo (lo mismo que sucede en Argentina).

"En Europa cayó mucho la venta. Hay mercados que tienen más maduros la venta on line lo que hará caer menos. También cayó en los centros de diversión en Estados Unidos, como Disney y Las Vegas. Y además, en cruceros y aerolíneas", enumeró Ortiz.

Y en consecuencia, los mismos importadores piden mayores plazos de pago porque están teniendo dificultades en los cobros y hay ruido en la cadena de pagos.

"Los exportadores venimos con un Impulso porque nos pagan a 90 y 120 días por lo que venimos con ese empujón de las ventas del vino en verano. Pero en junio se va a ver alterado y se va a profundizar aún más la crisis en el sector", explicó.

Previendo esta situación, desde Bodegas de Argentina piden al Gobierno la eliminación de las retenciones a los productos vitivinícolas que tengan valor agregado. El costo fiscal estimado de eliminar las retenciones al vino embotellado es de $2.000 millones, según cuentas de la cámara.

Clarín