Miércoles, 29 Abril 2020 03:00

En la Bolsa de Chicago volvieron a caer los precios del maíz y de la soja

Por tercera rueda consecutiva, los precios del maíz y de la soja cerraron en baja ayer en la Bolsa de Chicago, donde los impactos derivados de la pandemia de coronavirus y el rápido avance de la siembra 2020/2021 se mantuvieron como los principales fundamentos de presión negativa sobre las cotizaciones. Al momento de fijar los ajustes de la rueda, las pizarras reflejaron quitas de US$1,08 y de 0,49 sobre los contratos mayo y julio del maíz, cuyos valores resultaron de 119,19 y de 122,83 dólares por tonelada. El actual nivel del cereal es el más bajo desde el 31 de agosto de 2016, cuando el precio de la posición más cercana fue de 118,70 dólares.

En cuanto a la soja, los contratos mayo y julio retrocedieron US$1,11 y 1,65, mientras que sus ajustes fueron de 303,50 y de 305,71 dólares por tonelada. El nivel actual de la oleaginosa es el más bajo desde los 302,87 dólares del 17 de marzo último.

La nueva caída del valor del petróleo en Estados Unidos -de 12,78 a 12,34 dólares por barril-, que mantiene en crisis a la industria de los biocombustibles (etanol y biodiésel), y la eventual caída en la demanda forrajera de parte de los ganaderos, que por estos días no encuentran mercado para sus animales por el cierre de frigoríficos y de empaquetadoras, son algunos de los factores bajistas generados por la pandemia de coronavirus.

En efecto, en el caso del petróleo, por el derrumbe del consumo de combustibles a partir de las restricciones impuestas a actividades comerciales y sociales, en tanto que en el caso de los ganaderos, por el cierre de bocas de demanda como los restaurantes y las cadenas de hoteles, pero, también, por el cese de actividades en las plantas frigoríficas y empaquetadoras donde se detectaron casos de Covid-19.

Por el lado de las siembras 2020/2021 de granos gruesos, anteayer el USDA relevó el avance de la implantación de maíz sobre el 27% del área prevista, por encima del 20% promedio de los últimos cinco años. Iowa, que es el principal Estado productor del cereal, en una semana llevó la superficie cubierta del 2 al 39 por ciento.

Respecto de la siembra de soja, el organismo la relevó sobre el 8% del área prevista, por encima del 4% promedio de los cinco años precedentes. Illinois, que se destaca por ser el principal productores de la oleaginosa estadounidense, en una semana elevó la superficie implantada del 2 al 18 por ciento.

Siembras anticipadas o dentro de la ventana óptima suelen tener como correlato agronómico un importante potencial de rinde para las plantas. Eso los operadores lo tienen muy claro.

Subas para el trigo

El trigo logró separarse de las bajas de los granos gruesos también por el informe semanal sobre cultivos publicado el lunes por el USDA, dado que en él, el organismo redujo del 57 al 54% la proporción de trigos de invierno en estado bueno/excelente y la dejó lejos del 64% vigente un año atrás.

Con ese dato por principal fundamento, la posición julio del trigo en las Bolsas de Chicago y de Kansas sumó US$0,46 y 1,56, en tanto que su ajuste resultó de 193,27 y de 177,75 dólares por tonelada, respectivamente.

La especulación del mercado con la posibilidad de que Rusia imponga cuotas de exportaciones de granos durante el ciclo comercial 2020/2021 también aportó a la tónica alcista de las cotizaciones en el mercado estadounidense.

Plaza doméstica

Las complicaciones derivadas de la bajante del río Paraná volvieron a quedar en evidencia ayer en el mercado local de soja. Ocurre que mientras para las terminales del Gran Rosario la oferta abierta de los compradores se mantuvo estable en 205 dólares por tonelada, para los puertos marítimos de Bahía Blanca y de Necochea las propuestas crecieron de 205 a 210 y de 210 a 215 dólares por tonelada.

Si bien la tarea de completar buques en el sur de Buenos Aires, donde las terminales son de aguas más profundas, es usual, la emergencia hídrica en el Paraná está obligando a los exportadores a generar volúmenes de entregas mayores a los normales sobre esos puertos y con tiempos acotados.

En el Matba Rofex las posiciones mayo y julio de la soja perdieron US$1 y 1,50, mientras que sus ajustes fueron de 209 y de 215,50 dólares por tonelada.

Por tonelada de maíz con entrega inmediata los exportadores volvieron a proponer 120 dólares para el Gran Rosario y 125 dólares para Bahía Blanca, sin variantes.

Las pizarras del Matba Rofex reflejaron quitas de US$1 y de 0,50 sobre los contratos julio y septiembre del maíz, cuyos ajustes fueron de 116,50 y de 119,50 dólares por tonelada.

La Bolsa de Cereales de Buenos Aires (BCBA) informó que los consumos pagaron entre 8200 y 8400 pesos por tonelada de maíz, según calidad, condición, procedencia y forma de pago.

El trigo disponible se cotizó a 195 dólares por tonelada para Bahía Blanca y a 185 dólares para Necochea, sin cambios, y a 188 dólares para el Gran Rosario, con una baja de 2 dólares.

Por trigo de la próxima cosecha, para las entregas entre diciembre y enero, los exportadores volvieron a ofrecer 165 dólares por tonelada para Bahía Blanca, pero para el Gran Rosario y para Necochea recortaron sus propuestas de 165 a 163 y de 165 a 160 dólares por tonelada, respectivamente.

En el Matba Rofex las posiciones julio y diciembre del trigo bajaron US$2,80 y 3,50, en tanto que sus ajustes resultaron de 197,20 y de 162 dólares por tonelada.

La BCBA informó que los molinos pagaron entre 12.600 y 14.200 pesos por tonelada de trigo disponible, según calidad, procedencia y forma de pago.

La Nación - Dante Rofi