Miércoles, 29 Abril 2020 02:28

Con las lluvias cambió el escenario hídrico y habrá buenas reservas para sembrar el trigo

Las tormentas de este lunes y martes, que acumularon entre 70 y 140 milímetros en algunas zonas de Buenos Aires y el sur de Santa Fe, cambiaron el escenario hídrico para la siembra del trigo. En un informe de la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR), José Luis Aiello, doctor en Meteorología, destaca que las lluvias de fin de abril y la “mayor dinámica pluvial” que se pronostica para mayo generan un escenario óptimo para la implantación de los cultivos invernales.

“Estas lluvias están siendo mejores de lo que anticipamos”, destacó el experto. Es que los modelos climáticos proyectaban eventos significativos en el sur de la región pampeana, pero las lluvias también regaron el centro y norte del país.

Hay localidades de La Pampa que recibieron más de 50 milímetros, en la zona núcleo las lluvias dejaron entre 30 y 100 milímetros y también llegaron a Córdoba, con acumulados más modestos.

“Si mayo concreta algunas lluvias adicionales, y creo que lo hará porque en mayo continuarán los patrones climáticos cuasi normales, vamos a estar con un escenario adecuado para el inicio de la fina”, adelantó Aiello.

El problema es que en las regiones que llovió mucho se complicó la cosecha de soja -por la falta de piso en los lotes- y también el ingreso a los campos porque la red de caminos rurales quedó saturada de agua. En Bordenave, en el oeste de Buenos Aires, precipitaron 110 milímetros y en Olavarría ya van 141 milímetros.

En relación con el fenómeno de La Niña, que implica un menor régimen de precipitaciones, Aiello adelantó que no afectará el comienzo del ciclo del trigo, pero no se descartan problemas de falta de agua en la primavera por la alta ocurrencia de anomalías que vienen dándose en Argentina. “Por eso es muy importante que la siembra comience con muy buenas condiciones de reservas en los suelos”, concluyó el especialista.

Clarín