Lunes, 04 Mayo 2020 02:25

Mezcla de crisis y de clima adverso, la Argentina obtuvo su peor producción de uva desde 2017: La vendimia se redujo 20%

La vendimia 2020 registró una cosecha de 2.036.759.408 kilogramos, lo que equivale a una caída de producción del 19,5% con relación al ciclo anterior, de acuerdo con cifras oficiales del Instituto Nacional de Vitivinicultura (INV).

Desde la Asociación de Cooperativas Vitivinícolas (Acovi), añadieron, en base a estos datos oficiales, que si se compara con las ultimas cosechas, la 2020 se ubica como la tercera más baja después de las correspondientes a los años 2016 y 2017. El volumen acumulado de uvas representa el 90% del promedio estimado por el INV. Algo más del 70% de la uva irá a vinos, pero se calcula que el 27% de la cosecha se ha destinado a mosto.

En el informe de la Semana 22 de la temporada, cuando se lleva cosechado un 99% del total cultivado y con datos hasta el 26 de abril, la cifra de todo el país arrojó que se cosecharon 2.036.759.408 kilogramos de uva para vinificar, de los cuales 1.441.372.245 correspondieron a Mendoza, y 486.803.433 a San Juan.

El vicepresidente del INV, Hugo Carmona, dijo a Télam que “la finalización de la vendimia ya está en un 99%. Ha quedado un poquito en Mendoza en esta semana que está transcurriendo que es la número 23, que se traduce aproximadamente en unos 7 u 8 millones de kilos más con lo cual se cerraría totalmente”.

“Ha quedado -agregó- algo de secaderos y uvas en fresco tardías en San Juan, pero prácticamente ya está todo finalizado”.

“Los números finales arrojan una baja promedio de 19,5% para todo el país, con San Juan con una merma del 27% y Mendoza con una caída del 16%”, explicó Carmona.

“El porcentaje de merma de San Juan para elaborar vino está en un 23%, mientras que las uvas para pasa y de mesa han sufrido una caída del 50% y esto se debe al cambio climático en gran medida, por olas de calor con temperaturas muy altas en el verano, y sobre todo de noche, más fríos de primavera, granizos, y la sequía”, añadió.

Además, reconoció que “todo esto ha sido un combo muy importante junto con la baja rentabilidad de los viñedos, por lo que hubo pocas labores culturales, lo que afectó a la productividad y esto genera un volumen de vino y de mosto menor al del año pasado”.

Carmona sostuvo que con relación a 2019 cuando “se cosecharon 2.520 millones de kilos de uva, prácticamente este año son 470 millones de kilos de uva menos, que es un número significativo. No es ‘moco de pavo’, y los precios tienen que aumentar, porque hay una demanda interesante tanto del mercado interno como del mercado externo”, se ilusionó el funcionario.

Bichos de Campo