Miércoles, 06 Mayo 2020 02:26

Grandes industrias lácteas volvieron a registrar márgenes favorables: pero las pymes siguen con números rojos

A partir del pasado mes de marzo las grandes industrias lácteas argentinas volvieron –en términos promedio– a registrar márgenes favorables luego de prácticamente operar sin rentabilidad en el primer bimestre de 2020. El “valor de referencia de demanda” en marzo pasado de las grandes empresas lácteas (integradas en CIL) fue de 19,4 $/litro versus un valor promedio ponderado pagado al tambero de 18,4 $/litro durante ese mes, según indica el último informe mensual realizado por el Instituto Argentino de Profesores Universitarios de Costos (Iapuco) en conjunto con el INTA.

En el caso de las pequeñas y medianas empresas lácteas (integradas en Apymel), el valor de referencia en marzo (18,1 $/litro) estuvo nuevamente por debajo del precio promedio pagado a los tamberos y así acumulan diez meses consecutivos con pérdidas económicas, según los cálculos realizados por los técnicos de Iapuco.

 

El “valor de referencia de demanda” expresa la capacidad de pago teórica por litro de leche cruda por parte de las industrias en condiciones normales de operación y para una situación de “nivelación” en los resultados de la empresa, es decir, sin margen de renta alguno (o renta cero).

De todas maneras, la tendencia registrada en los últimos meses muestra que los márgenes de la industria se vienen recuperando en línea con un achatamiento de la evolución del precio de la leche pagada a los tamberos.

La contrapartida de ese fenómeno es una aceleración de los precios de muchos de los productos lácteos comercializados por las grandes empresas. No es casual que en el último informe del Índice de Precios al Consumidor (IPC) publicado por el Indec, correspondiente al mes de marzo pasado, se excluyera del cálculo a la leche en polvo entera aduciendo que se trata de un “dato que no corresponde presentar” (sic).

 

Las empresas que comercializan leche fluida en sachet –fundamentalmente Mastellone Hnos– son las únicas que mantienen un precio artificialmente bajo del producto por mandato del gobierno nacional. Por ese motivo, recientemente se creó un programa oficial que pretende pagar compensaciones a supermercados y comercios para que mantengan fijos los valores minoristas de ese producto, de manera tal que las usinas lácteas puedan ajustar el precio mayorista para evitar que la producción de leche fluida se torne económicamente inviable.

La Fundación para la Promoción y el Desarrollo de la Cadena Láctea Argentina (FunPEL) alertó recientemente que en la próxima primavera podrían presentarse condiciones que provoquen una sobreoferta de leche en el mercado local.

Valor Soja