Jueves, 14 Mayo 2020 02:27

La campaña fina tendrá un escenario climático “moderadamente perturbado”

La Bolsa de Cereales de Buenos Aires dio a conocer su perspectiva climática estacional que abarca a lo que resta del año y el inicio de 2021. Para la campaña fina que se está iniciando, la proyección de la entidad porteña es de condiciones neutrales; es decir, lluvias y temperaturas en torno a lo usual para esa época del año, pero con “moderadas perturbaciones” durante el otoño y el invierno.

Como primera medida, el informe elaborado por el climatólogo Eduardo Sierra aclara que el Océano Pacífico Tropical está en un estado “neutral cálido”, por lo que su influencia en la marcha del clima es poco notoria, ya que no se encuentran activos ni “El Niño” ni “La Niña”.

“La costa americana del Pacífico viene enfriándose gradualmente, lo cual ha hecho que muchos medios difundan la versión que pudiera estar desarrollándose un episodio de La Niña. Sin embargo, el pronóstico emitido por la NOAA de los EE.UU. sólo prevé un enfriamiento de moderada intensidad y corta duración, que posiblemente no alcance el nivel de La Niña”, aclara Sierra.

En lo que respecta al océano Atlántico, la zona tropical se encuentra por encima de su temperatura normal, pero en proceso de enfriamiento; mientras que la subtropical áreas frías que podrían reducir moderadamente las lluvias en el sur de Bolivia, la mayor parte del Paraguay, la Argentina, el Uruguay y el sur del Brasil.

“Este escenario apunta a una evolución dentro del rango normal, pero no exenta de algunos riesgos que, aunque por el momento no parecen severos, será necesario continuar monitoreando. Por ejemplo, heladas tardías en el sudeste y sudoeste de la región pampeana, que podrían afectar a los cultivos de la cosecha fina”, señala el reporte.

Otoño

“La perspectiva para el otoño 2020 se perfila moderadamente perturbada”, indica Sierra.

Mayo. Se prevé una reducción general de las precipitaciones y las primeras irrupciones de aire polar, de moderada intensidad, que generarán riesgo de heladas.

Junio. Experimentaría una reactivación de las precipitaciones, aunque el NOA, el centro y el norte de Chile, Cuyo y el oeste de la Región Pampeana no se beneficiarían.

Invierno

“El invierno 2020 continuará observando moderadas perturbaciones”, resume el documento.

Julio. Mostraría precipitaciones moderadamente abundantes en la mayor parte del área agrícola sudamericana, salvo una franja seca que correrá desde el sur de Bolivia a través del centro-oeste de la Argentina.

Agosto. Observaría una reducción general de las precipitaciones sobre el oeste y el centro del área, de manera que sólo su porción nordeste recibiría precipitaciones abundantes. Se producirían además irrupciones de aire polar de gran intensidad.

Septiembre. Se estima una reactivación de las precipitaciones y una intensidad decreciente de las irrupciones de aire polar.

Primavera

“La primavera 2020 observará un régimen dentro del rango normal, aunque conservando rasgos de inestabilidad”, añade Sierra.

Octubre. Se avizoran precipitaciones abundantes en la mayor parte del área agrícola a excepción del oeste del NOA, partes de Cuyo, y el sudoeste de la Región Pampeana. Se producirían también algunas irrupciones tardías de aire polar.

Noviembre. Continuarían las precipitaciones abundantes, aunque se mantendría la franja seca sobre el oeste de La Argentina.

Diciembre. Registraría lluvias abundantes, aunque algo irregulares. Se acentuarían las tormentas sobre el centro y el este del NOA, y continuarían los aportes escasos en la región de Cuyo. Se reducirían las entradas de aire polar, al mismo tiempo que se notaría un marcado ascenso de la temperatura.

La Voz del Interior