Miércoles, 27 Mayo 2020 02:28

Aparece un nuevo jugador interesado en comprar Vicentín

A principios de diciembre, la empresa Vicentín reconoció que estaba “ahogada financieramente” y entró en cesación de pagos con correacopios, cooperativas, productores y sobre todo con los bancos, con una deuda que se estima en unos 1.300 millones de dólares. Durante estos meses, mientras la compañía avanzaba en la ingeniería financiera para “reperfilar” sus deudas también comenzaron a aparecer grupos interesados en quedarse con parte de los activos de la cerealera más importante de capital nacional, que tiene dos terminales portuarias cerca de Rosario e inversiones importantes en el norte de Santa Fe.

En su momento se habló del interés de Glencore -la compañía suiza con la que Vicentín construyó la planta de biodiésel de Renova- y también de la Asociación de Cooperativas Argentinas (ACA), que también es un acreedor importante.

Ahora, hay versiones -que no se niegan dentro de la empresa- de que hay otro jugador que se moviendo con el mismo objetivo en la mira: el ex ministro del Interior de Carlos Menem y empresario de medios José Luis Manzano, que teje alianzas para afrontar una operación compleja por la escala de Vicentín.

En la compañía, que creció desde Avellaneda en el norte santafesinos, no descartan vender ante un oferta conveniente pero también siguen intentando mantener a flote la empresa con recursos propios o con alguna alianza estratégica.

En definitiva, sigue siendo una novela con final incierto y que tiene un concurso de acreedores abierto en la justicia santafesina.

Clarín