Viernes, 05 Junio 2020 02:28

Repunta la venta de maquinaria para la agroindustria en Casilda y la zona

La reapertura de la actividad industrial tras la flexibilización de la cuarentena muestra un dato alentador en el sector de la maquinaria agrícola, que comienza a recuperarse de los embates de la crisis, al menos en Casilda y localidades de la zona fuertemente ligadas a la agroindustria. Así lo reveló a La Capital el secretario adjunto de la seccional casildense de la Unión Obrera Metalúrgica (UOM), Angel Ríos, al asegurar que "se está dando una reactivación incipiente, especialmente en fábricas de sembradoras locales y de la región". Y en esa misma línea indicó que "algunas empresas están haciendo horas extras y hasta tomaron trabajadores".

El fenómeno encuentra su principal explicación en inversiones encaradas por productores y contratistas rurales que apuestan a modernizar sus herramientas para el trabajo de campo cuya actividad nunca se detuvo.

"Al no interrumpirse la producción agrícola en el marco de la pandemia, el sector siguió generando ingresos que hoy empiezan a traducirse en este repunte de la agroindustria que esperamos se consolide, aunque no queremos generar falsas expectativas", dijo Ríos.

Y en esa misma línea manifestó: "Esta mejoría que seguramente también se da en otras regiones similares a Casilda y la zona, donde el principal motor es la industria agrícola, ojalá se fortalezca y se generalice hacia otros rubros del sector metalúrgico que están atravesando un momento complejo, como es el caso de la industria automotriz".

Ríos resaltó que esta suerte de reactivación "es aún más valorable si tenemos en cuenta que antes de la pandemia muchas empresas metalúrgicas de nuestra zona venían lidiando con serias dificultades económicas y financieras para mantenerse pie". Y desde ese lugar, remarco: "Las industrias que históricamente hicieron bien los deberes hoy son las que mejores posibilidades tienen de crecer".

Aunque la producción actual está destinada al mercado interno, también podrían concretarse ventas de maquinarias al exterior si prosperaran negociaciones encaradas por parte de empresas agrícolas de la zona que funcionan con estrictos protocolos de sanidad para minimizar riesgos.

"Sabemos que hay conversaciones para exportar", dijo Ríos sin brindar precisiones.

Además de sembradoras y otros implementos agrícolas también se están registrando operaciones comerciales en fábricas de básculas en Casilda. Y a ello se suma un incremento en la demanda de herramientas manuales de ferretería, lo que incluso "podría aumentar con la apertura de más obras públicas y privadas en el país", indicó Ríos.

El dirigente gremial también destacó la importancia que significó para el sostenimiento de las empresas metalúrgicas, fundamentalmente durante el tiempo que estuvieron paradas por la emergencia sanitaria, el aporte del Estado Nacional para que el sector privado pueda pagar parte de los salarios a través del denominado programa de asistencia de emergencia al trabajo y la producción (ATP).

"Esto fue clave para las empresas que gestionaron este beneficio que seguramente el gobierno mantendrá hasta que sea superada esta compleja coyuntura que vive el país", concluyó Ríos.

La Capital – Gustavo Orellano