Martes, 16 Junio 2020 02:27

Biocombustibles: Una empresa de Córdoba logró exportar alcohol a España

Bio4, una de las principales empresas productoras de bioetanol de maíz, acaba de realizar una exportación de 370 mil litros de alcohol desnaturalizado a España, en lo que fue su primera exportación trasatlántica. La compañía con sede en la localidad de Rio Cuarto finalizó hace pocas semanas la readaptación de su destilería para producir alcohol de calidad farmacopea, de forma de poder ingresar al mercado medicinal y atender las urgencias sanitarias que plantea el avance del Covid-19. Las obras se habían completado en un tiempo récord de 30 días, según informó la compañía oportunamente.

Manuel Ron, uno de los directores de la compañía dijo que "exportamos 370 mil litros de alcohol desnaturalizado a España. Es el primer embarque que hacemos y esperamos poder continuar exportando en el futuro".

Por disposiciones de la Aduana Argentina el alcohol farmacopea tiene restringida su exportación, por lo que la compañía se vio obligada a desnaturalizarlo. Un proceso que consiste en adicionarle una sustancia que le otorgo olor y sabor desagradable y que es utilizado por disposiciones del Instituto Nacional de Vitivinicultura para que no pueda ser utilizado por la industria de bebidas.

Ni bien se desató la pandemia, el gobierno puso la mirada en garantizar el abastecimiento interno de alcohol. Tanto en estado líquido como en gel, cuya demanda había crecido entre 5 y 6 veces desde enero. Sin embargo, con el correr de los días se comprobó que el cuello de botella estaba en el fraccionado y el proceso de gelificación. La provisión de alcohol hidratado, la materia prima para el alcohol sanitizante, siempre estuvo garantizada.

De hecho, las restricciones a la circulación provocaron una caída estrepitosa en el consumo de gasolina que arrastró la demanda de bioetanol, que se mezcla con la nafta en una cantidad mínima de 12%. Las ventas de alcohol medicinal apenas lograron compensar una muy pequeña fracción de este volumen. Como consecuencia, los stocks se acumularon en las cisternas de las destilerías, que se vieron obligadas a detener sus operaciones ante la falta de capacidad de almacenamiento.

Ron cree que no tiene sentido mantener las barreras para exportar, ya que hay excedentes de alcohol farmacopea en el mercado. "Contamos con capacidad ociosa y el país necesita divisas. Ahora tenemos una oportunidad concreta de lograr un flujo de exportaciones que permitirán paliar, en parte, la crisis que estamos atravesado. No hay motivo para que Aduana siga restringiendo la exportación de alcohol farmacopea".

La flexibilización de las medidas de encierre han permitido recomponer parte de la demanda y de a poco las destilerías van recuperando el ritmo normal. Ron es optimista y estima que podrán mantenerse operativos durante todo junio.

Con la ampliación de la destilería, Bio4 tiene una capacidad instalada para producir 8.000 m3/mes de bioetanol, de los cuales 1.500 m3/mes podrían ser de alcohol farmacopea.

Los productores de bioetanol, tanto de maíz como de caña de azúcar, vienen solicitando un ajuste en el precio que refleje los verdaderos costos y un aumento del corte al 15% que compense la capacidad ociosa del sector y a la vez evite la importación de nafta que se realiza todos los años.

Bio 4 fue la primera planta de elaboración de bioetanol de maíz que se instaló en Argentina. Está formada por 28 productores agrícolas asociados que construyeron en Río Cuarto un ecosistema de plantas que transforman maíz en biocombustibles, energía, alimentos y fertilizantes orgánicos. Un sistema productivo de agregado de valor y economía circular compuesto por la destilería, dos centrales eléctricas a biogás y un feedlot.

Clarín – Emiliano Huergo