Lunes, 22 Junio 2020 02:30

El Gobierno espera el aval de la Justicia para volver a ingresar a Vicentin

Esta semana vuelve a ser clave para Vicentin, y el Gobierno está dispuesto a que arranque de una manera diferente respecto de cómo terminó la anterior, con una fuerte medida judicial en contra (el viernes) y un masivo banderazo (el sábado) "en defensa de la propiedad privada" en diferentes localidades del país. La idea de expropiar la empresa agroexportadora ya no sonará tan fuerte. Ahora, todos los caminos conducirán a que tome curso el "Plan Perotti" -ideado por el gobernador de Santa Fe, Omar Perotti-, que fue ya presentado a la Justicia de Reconquista y que busca la entrada de YPF Agro y el Estado de Santa Fe, entre otros, al paquete accionario de la empresa.

"Con @alferdez analizamos la situación de Vicentin. Repasamos todas las alternativas y no nos aferramos a los instrumentos. El propósito del Gobierno es preservar las fuentes de trabajo y que los productores puedan cobrar", twiteó ayer por la tarde Gabriel Delgado, quien había sido designado por el Gobierno como interventor de Vicentin, pero que la determinación del juez Fabián Lorenzini lo muestra ahora como veedor. 

¿Esto quiere decir que el Gobierno deja de lado totalmente la idea de la exporpiación? Según cuentan a El Cronista desde las alas más kirchneristas de Casa Rosada, en absoluto. "La carta está sobre la mesa y seguirá estando. Es una idea ya anunciada y el presidente Alberto Fernández en varias oportunidades sostuvo que hacia allí se iría", dijeron.

Lo que se hace ahora, afirman, es buscar esa "alternativa superadora" de la que se habló días atrás, cuando el Gobierno entendió que la iniciativa expropiadora podría no resultarle de forma favorable debido a que no cuenta con quórum propio. En caso de que las cosas no salgan como esperan, la expropiación volverá a ganar la escena. 

Legalmente, los cambios que ocurran en cuanto a la intervención no tiene por qué afectar una eventual expropiación.

En este sentido, uno de los objetivos centrales de la embestida oficial es claro: los actuales accionistas deberán dar un paso al costado. 

Hoy, para el Gobierno, además, la foto cambió. Sus enviados ya no están en la empresa, y los directivos volverán hoy a tomar posiciones.

La iniciativa que presentó Perotti a la Justicia -previa consulta con Alberto Fernández, claro- propone además una intervención tripartita, compuesta por los dos interventores designados por el gobierno nacional, Gabriel Delgado y Luciano Zariach, y uno por la provincia, que sería Alejandro Bento, cercano al gobernador. 

Se espera que en los próximos días la Justicia determine si entiende que esta opción es viable, para luego comenzar a actuar. 

Vicentin entró en default en diciembre del año pasado con deudas superiores a los u$s1.350 millones. En febrero solicitó la apertura del concurso de acreedores y en paralelo intentó cerrar acuerdos extrajudiciales con sus acreedores del sector primario con los que mantiene deudas de alrededor de u$s400 millones.

El Banco Nación es su principal acreedor con una deuda de u$s18.300 millones aunque los bancos extranjeros en su conjunto suman cuentas por cobrar por más de u$s500 millones.

El Cronista – Matías Bonelli