Viernes, 07 Agosto 2020 02:27

Vicentin amenaza con cerrar Algodonera Avellaneda

Desde hace varias semanas la firma Algodonera Avellaneda, propiedad del Grupo Vicentin, atraviesa un conflicto gremial y tiene su planta de producción parada. En este marco, la empresa amenaza directamente con cerrar la unidad productiva donde trabajan más de 400 personas y despedir a toda la plantilla laboral. El viernes último, el presidente Alberto Fernández derogó el decreto que dispuso la intervención de la cerealera y criticó al juez que lleva al concurso de la empresa por impedir que el Estado conozca el pasivo real de la compañía.

El conflicto se inició cuando los trabajadores de la compañía iniciaron un reclamo por mejoras salariales y detallaron que Vicentin les abonaban parte del sueldo con bonos que podía ser intercambiados por carne y aceite que el mismo grupo empresarial produce.

Además habrían accedido al pago del 50% de su sueldo a través del programa ATP pero la empresa no cumplimentó el resto.

En este contexto, los trabajadores fueron acompañados en sus reclamos por el gremio aceitero, que en la práctica tiene íntima relación con Vicentin a través de su planta agroexpotadora pero no por los gremios textiles.

Esta situación, según la firma, invalida los reclamos de los trabajadores y por eso no se presentaron en las audiencias de conciliación que llamó el ministerio de Trabajo de la provincia de Santa Fe.

“Lamentamos que los directivos de la empresa no se hayan presentado para resolver el conflicto. Convocamos a una nueva audiencia de conciliación para la semana próxima. Es importante defender los derechos de los trabajadores y trabajadoras de Avellaneda Algodonera”, expresó el ministro de trabajo provincial, Roberto Sukerman, quien viajó exclusivamente para reunirse con los trabajadores de la algodonera y representantes de la compañía.

Lo cierto es que el conflicto parece estar cada vez más lejos de solucionarse y la planta algodonera continúa paralizada desde hace un mes, por eso desde la compañía, según detallan los empleados, amenazan concretamente con cerrar el establecimiento y despedir a toda la plantilla laboral.

“Vicentin usa de excusa la intervención del gremio aceitero para desconocer los derechos de sus trabajadores que desde hace meses no cobran en tiempo y forma. El reclamo es genuino y por eso el ministerio de Trabajo nos recibe. Estamos hablando del mismo Grupo que defaulteo una empresa en apenas semanas y hoy es investigado en la justicia”, detallaron los trabajadores.

Ámbito Financiero