Jueves, 13 Agosto 2020 03:00

La soja y el maíz se negociaron en alza en Chicago, pese a la previsión de rindes récord en Estados Unidos

Los precios de la soja y del maíz cerraron en alza ayer en la Bolsa de Chicago después que el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA, por sus siglas en inglés) elevó sus proyecciones sobre los volúmenes de las cosechas de ambos granos, al ponderar un nivel promedio de rendimientos récord para los cultivos estadounidenses de la campaña 2020/2021. Al momento de fijar los ajustes de la rueda, las pizarras reflejaron subas de US$3,68 y de 3,49 sobre los contratos septiembre y noviembre de la soja, cuyos valores resultaron de 323,53 y de 324,45 dólares por tonelada.

En su informe mensual de estimaciones agrícolas, el USDA elevó un 7% su proyección sobre la cosecha de soja en Estados Unidos, de 112,54 a 120,42 millones de toneladas, y la ubicó por encima de los 115,94 millones estimados, en promedio, por los operadores. De concretarse, dicho volumen resultará ligeramente menor que los 120,52 millones de toneladas que todavía marcan el récord histórico de la campaña 2018/2019.

El dato publicado por el USDA que sí resulta récord fue el del rinde promedio, que tras los relevamientos de campo los técnicos del organismo estimaron en 35,84 quintales por hectárea, arriba de los 33,49 quintales calculados el mes pasado y de los 34,43 quintales previstos por los privados.

Pese a que el organismo estadounidense proyectó en alza la molienda y las exportaciones, el stock final de soja fue incrementado en un 43,5%, de 11,56 a 16,59 millones de toneladas, contra los 14,32 millones esperados por el mercado.

Entre las razones que le posibilitaron a la soja cerrar en alza frente a estos datos que bien podrían considerarse bajistas se destacó la mayor actividad compradora de China, que con las 258.000 toneladas de compras confirmadas ayer por el USDA acumula negocios por 978.000 toneladas en lo que va de la semana, a las que se sumaron otras 230.000 toneladas reportadas por el organismo hacia destinos no especificados, pero que también podrían poner rumbo hacia puertos chinos.

"Con un clima que se mantuvo cerca del ideal en casi todo el ciclo de los cultivos, no estaba fuera de las posibilidades que las cifras oficiales aumentaran y que, incluso, terminaran por encima de las expectativas de los operadores. Por eso, si bien el reporte podría considerarse bajista tanto para la soja como para el maíz, el hecho de no ser una sorpresa las cifras reveladas les dio sustento a las subas que reflejaron los precios al cierre de la rueda de Chicago", explicó a LA NACION Adrián Seltzer, operador de la corredora Granar SA.

Agregó que las compras concretadas por los grandes fondos de inversión, "que mantienen posiciones vendidas abultadas y que simplemente cerraron parte de ellas para tomar ganancias ante algunos indicadores técnicos que los hacen pensar que no habrá bajas profundas en el muy corto plazo, contribuyeron con la tónica positiva del mercado".

Respecto del maíz, las pizarras de Chicago mostraron subas de US$1,18 y de 1,47 sobre los contratos septiembre y diciembre, cuyos ajustes resultaron de 123,81 y de 128,83 dólares por tonelada.

En su reporte mensual, el USDA proyectó la producción de maíz estadounidense en 388,08 millones de toneladas, por encima de los 381,02 millones del informe de julio y de los 385,51 millones que, en promedio, habían pronosticado los privados. De conseguirse, el volumen publicado por el organismo sería récord, al superar los 384,78 millones del ciclo 2016/2017.

Como en el caso de la soja, tras los relevamientos de campo el USDA elevó su valoración del rinde promedio de 112,04 a 114,11 quintales por hectárea, frente a los 112,29 quintales calculados por los operadores. El dato oficial también se constituye en una nueva mayor marca histórica para el maíz estadounidense.

Y si bien el USDA incrementó las existencias finales 2020/2021 de maíz en los Estados Unidos, de 67,26 a 70,01 millones de toneladas, ese volumen resultó menor que los 71,73 millones previstos por los operadores. Los crecimientos del uso forrajero y de las exportaciones proyectados por el organismo amortiguaron el impacto de la mayor cosecha.

"Otro de los factores que le sirvieron al maíz para subir en un contexto de mayor oferta fue la incertidumbre planteada en torno de los daños que habrían causado las fuertes ráfagas de vientos que azotaron un área muy importante entre Illinois e Iowa, que aún no fueron cuantificados y que podrían implicar correcciones a las cifras publicadas por los técnicos del USDA, que no alcanzaron a considerar esta contingencia climática", explicó Seltzer.

El especialista agregó que las subas del mercado tras un informe bajista "no implican en sí mismas un cambio de tendencia" y recomendó seguir con atención lo que ocurra en las próximas ruedas con la demanda china, que podría prolongar la recuperación de los precios del maíz y de la soja si continúa mostrando la solidez expuesta en los últimos dos meses".

Bajas para el trigo

La bonanza de los precios en la Bolsa de Chicago no comprendió al trigo, que terminó la rueda con bajas de US$1,38 sobre las posiciones septiembre y diciembre, que quedaron con ajustes de 180,50 y de 183,72 dólares por tonelada. En Kansas, los mismos contratos sumaron US$0,37 y 0,28, al cerrar con valores de 153,50 y de 157,63 dólares.

Si bien el USDA elevó su estimación sobre la producción estadounidense de trigo de 49,63 a 50,01 millones de toneladas, el principal fundamento bajista fue la proyección de mayores cosechas en Rusia y en Ucrania, con aumentos de 76,50 a 78 y de 26,50 a 27 millones de toneladas, respectivamente.

Mercado local

En la plaza doméstica repercutió el cierre alcista externo de la soja. La Bolsa de Comercio de Rosario (BCR) indicó que las fábricas elevaron las ofertas en pesos de 17.180 a 17.500 pesos por tonelada disponible para el Gran Rosario o de 236 a 240 dólares para las operaciones pautadas en la divisa estadounidense. Para Bahía Blanca y Necochea la mejora del valor de la oleaginosa con entrega inmediata fue de 230 a 234 dólares por tonelada.

En el Matba Rofex el contrato noviembre de la soja sumó US$0,70 al cerrar con un ajuste de 244,20 dólares por tonelada, mientras que la posición mayo se mantuvo estable, en 228,50 dólares.

En su informe mensual, el USDA redujo de 50 a 49,70 millones de toneladas su estimación sobre la cosecha argentina de soja 2019/2020, pero elevó su cálculo sobre las exportaciones de poroto de soja de 9 a 9,50 millones. En cuanto al ciclo 2020/2021, el organismo mantuvo su proyección de producción en 53,50 millones de toneladas e incrementó las ventas externas de 6,50 a 7,50 millones.

Por tonelada de maíz con entrega inmediata los exportadores volvieron a pagar ayer 9900 pesos para el Gran Rosario o 236 dólares, sin variantes respecto de ayer. Tampoco hubo cambios en Bahía Blanca y en Necochea, donde los interesados ofrecieron 145 dólares.

En el Matba Rofex las posiciones septiembre y abril del maíz subieron US$1,20 y 0,10, en tanto que sus ajustes fueron de 140 y de 138,60 dólares por tonelada.

No hubo cambios entre las cifras que el USDA estimó para el maíz argentino. En efecto, para la campaña 2019/2020 la producción y las exportaciones fueron sostenidas en 50 y en 37 millones de toneladas. Y para el ciclo 2020/2021, las proyecciones fueron sostenidas en 50 y en 34 millones de toneladas, respectivamente.

Por último, las ofertas por trigo con entrega inmediata se mantuvieron en 185 dólares por tonelada para Bahía Blanca y en 180 dólares para Necochea, mientras que para el Gran Rosario subieron de 175 a 180 dólares.

En cuanto al trigo de la próxima cosecha, también hubo estabilidad para Bahía Blanca y para Necochea, en 175 y en 170 dólares, en tanto que para la zona del Paraná la BCR indicó que no hubo ofertas abiertas.

El USDA redujo ayer en su informe mensual de 21 a 20,50 millones de toneladas su previsión sobre la cosecha argentina de trigo y de 14,50 a 14 millones el cálculo sobre las exportaciones.

La Nación - Dante Rofi