Lunes, 24 Agosto 2020 02:27

Impuestos. Cuáles son los beneficios impositivos del Plan Agroindustrial

Por Santiago Sáenz Valiente.

La situación de la pandemia y la restricción en el desarrollo de actividades económicas, ha impulsado a presentar un proyecto de ley para incentivar las inversiones y las exportaciones agroindustriales alimentarias. Se busca aumentar las inversiones en el ámbito agroindustrial y forestal, así como lograr el abastecimiento de alimentos sanos e inocuos, nutritivos y de alta calidad. Se plantea estimular nuevas inversiones, ampliación comprobable de la capacidad productiva, modernización de la maquinaria agrícola y los equipos de procesamiento agroindustrial. Los sujetos deben demostrar un incremento en los volúmenes exportados y diferenciar la calidad y atributos de dichos productos.

También alcanza a quienes reduzcan los gases de efecto invernadero en producciones animales y vegetales. Se propone un programa nacional de carbono neutro para alimentos aero-tecnologías y bioenergía e incentivo del medio ambiente.

La ley menciona impulsar las exportaciones , el consumo interno de cortes vacunos con agregado de valor industrial, desarrollar la industria de fibras animales y vegetales, así como la producción y exportación de carne porcina, aviar, ovina, equina, bubalina, cunícula, caprina y de camélidos.

Curiosamente todos estos incluidos con alícuota reducida en el IVA del 10,5% Se intenta también desarrollar la producción e importación de productos acuícolas hidrobiológicos, orgánicos y agroecológicos Promueve la compra de semilla fiscalizada y de nueva genética, los bioinsumos de fertilizantes orgánicos e inorgánicos.

Beneficiarios del programa

Los beneficiarios podrán ser personas humanas, sociedades, fideicomisos operativos o financieros y los fondos comunes de inversión cerrados.

El plazo para presentar los proyectos, es de 60 días a partir de entrada en vigencia. Sus beneficios concluirán el 31 de diciembre de 2026.

Aspectos impositivos

Este plan tiene previsto una estabilidad fiscal por 15 años a nivel de impuestos nacionales de orden nacional, inclusive provincial y municipal que se adhieran. Dicha concesión no alcanza al IVA y el impuesto a los créditos y débitos bancarios, lo cual indica ante una eventual reforma tributaria no disminuir estos tributos, lo cual vemos con preocupación.

Las entidades están obligadas a presentar el detalle de la carga tributaria y se exige sea Certificada, cuya formalidad dependerá del decreto.

El régimen especial de incentivos impositivos alcanza a las amortizaciones de Bienes de Uso, los cuales se utilizan en el desarrollo de las actividades que se permite su computo en el impuesto a las ganancias en forma lineal, aplicar la deducción de manera acelerada.

Habrá tratamiento preferencial para los equipos de riego, los sistemas de conectividad de seguridad y los equipos de generación de energía eólica hidráulica y solar.

La ventaja abarca asimismo a los biorreactores y plantas de microbiología industrial, los bienes de capital para mejorar los procesos industriales de la producción vegetal, equipos de agricultura de precisión, robótica, automatización y sensorización como todo lo que implica equipamiento de sistema de certificación de procesos para mejorar el medio ambiente.

Se contempla también para las inversiones que promueven producción y exportaciones de origen vegetal y animal procesado.

Los beneficiarios podrían optar por el esquema de amortización lineal a partir del período fiscal de habilitación del bien contemplando menores años de vida útil lo que significa mayor deducción en cada periodo anual.

Bienes muebles nacionales en 2 cuotas anuales iguales; Bienes muebles importados: 3 cuotas anuales iguales y Obras de infraestructura en la mitad de la vida útil estimada, en cuotas anuales iguales.

Cuando se ejerce esta opción deberá mantenerse para todas las inversiones de bienes de capital.

Ante la determinación de quebranto impositivo para los adheridos al plan , se permite trasladarlo por un plazo especial de 10 años para su absorción y los saldos pendientes podrán especialmente ser trasladados a terceros con autorización del fisco.  En los casos de actividad ganadera ovina, porcina, caprina, equinos, camélidos, y bufalinos, se propone un diferimiento de plazo sin brindar precisión legal alguna.

Para el caso del IVA se brinda una solución esperada hace muchos años, que es convertir el saldo a favor de la propia liquidación del IVA denominado técnico con la posibilidad de ser utilizado contra otros impuestos.

Transcurridos 3 años desde su generación le sería devuelto inmediatamente al beneficiario.

Cuando se incrementa el volumen de las mercaderías exportadas respecto al promedio de los últimos 3 años, los derechos de exportación se fijan en el 0% hasta el 31 de diciembre del 2026 Se cumpliría con reintegros impositivos dentro de los 60 días, cuando sean mercaderías de exportación para consumo contempladas en el anexo arancelario del MERCOSUR.

Las cargas sociales previsionales patronales por los trabajadores afectados a estos proyectos, se reducirían sin precisión ninguna en la normativa.

Nuestra mirada

Es obvio que resulta indispensable y obligatorio incentivar las inversiones brindando ventajas impositivas. Vemos restrictivo que sea solo para los nuevos proyectos y no contemple a las empresas alicaídas de nuestro país.

El proyecto está huérfano de precisiones, siendo necesario el detalle para brindar seguridad jurídica.

Se requiere urgente una reforma tributaria que resuelva el fondo de la cuestión, corrigiendo distorsiones como el ajuste por inflación pleno en el impuesto a las ganancias.

En cuanto a los quebrantos debería indicarse su forma de actualización, al igual que los saldos a favor técnicos de IVA cuya compensación debería ser para todos los contribuyentes sin restricción alguna. Admitir una devolución inmediata al beneficiario recién a los 3 años, es una muestra absurda de la afectación del derecho de propiedad con letras de molde en el proyecto.

Clarín