Imprimir esta página
Lunes, 31 Agosto 2020 02:28

El gobierno santafesino salió al cruce de reproches de directivos del grupo Vicentin

El Ministerio de Trabajo santafesino salió al cruce ayer de un integrante del directorio de Vicentin que, en el marco del conflicto por el que atraviesa Algodonera Avellaneda, empresa perteneciente al grupo en concurso preventivo de acreedores desde febrero pasado, había asegurado que la Casa Gris “está jugando absolutamente a favor de la ilegalidad”. "No es real lo que dice Vicentin. La actuación del ministerio se viene dando en el marco de la legalidad”, enfatizó a La Capital el secretario de Trabajo provincial, Juan Manuel Pusineri.

Héctor Vicentin, hijo de uno de los fundadores del grupo con peso específico en el departamento General Obligado, había denunciado una “venganza” por parte del Sindicato Aceitero tras el reciente bloqueo y desalojo del ingreso al Parque Industrial Reconquista.

Incluso, el directivo, en declaraciones a Radio Rivadavia, habló de una protesta ligada a la fallida intervención estatal al gigante agroexportador en default y acusó al Ministerio de Trabajo provincial de “jugar absolutamente a favor de la ilegalidad” al sentar a la mesa de negociación a los dirigentes aceiteros, en vez de los textiles.

La declaración del concurso de acreedores de Vicentin redundó en la falta de pago de los ya bajos salarios a más de 400 trabajadores de Algodonera Avellaneda, que respondieron con paros. Luego, los dos gremios textiles que los representaban resolvieron restar su apoyo a las protestas.

Por eso, la mayoría de los trabajadores de la algodonera decidió pasarse a Aceiteros, el tercer sindicado con presencia en el grupo en crisis. Sin embargo, el conflicto recrudeció luego de que Vicentin desconociera esa resolución.

Para el directorio de la cerealera, se trata de un reclamo político, razón por la cual mantiene firme su negativa a que los trabajadores de Algodonera Avellaneda dejen de lado el convenio colectivo de los textiles.

Pusineri, por su parte, recordó: “Cuando los trabajadores arrancaron con medidas de fuerza dos meses atrás, el ministerio dictó la conciliación obligatoria y encaró una acción muy fuerte para reanudar la actividad en la algodonera y continuar la negociación entre las partes en el ámbito de la cartera laboral”.

“En la primera audiencia propusimos la creación de un comité mixto y que la empresa analizara adelantar el pago de la futura paritaria, algo que fue planteado como una salida inmediata al conflicto”, continuó el funcionario.

No obstante, no hubo acuerdo. “Volvieron las medidas de fuerza y luego gran parte de los trabajadores comenzó a correrse a Aceiteros, que terminó declarando una huelga”, añadió Pusineri. El nuevo escenario significó cortocircuitos con los gremios textiles, tras lo cual la intervención de Trabajo quedó en un punto muerto.

Escenario

Respecto de la queja de Vicentin, el funcionario subrayó: “La cuestión del encuadramiento sindical no es nuestra incumbencia. Sí tenemos responsabilidad en la solución del conflicto. No es real lo que dicen. La actuación del ministerio se viene dando en el marco de la legalidad. Siempre sentamos a los textiles, pero el problema se resuelve con los que forman parte del mismo (por Aceiteros)”.

Por lo pronto, las partes fueron citadas para hoy a una audiencia de conciliación, en paralelo con el anuncio de una huelga regional.

Después del fracaso de los intentos de intervención y salvataje estatal vía fideicomiso mixto, Vicentin enfrenta la resolución del concurso preventivo, a cargo del juez Civil y Comercial Nº 2 de Reconquista, Fabián Lorenzini, y el conflicto con sus trabajadores.

La Capital (Rosario) – Javier Felcaro

 

La posibilidad de que la provincia accione en Vicentin "quedó lejos"

El gobernador Omar Perotti aseguró que “quedaron lejos” las propuestas que realizó en su momento el gobierno provincial para salvar a Vicentin a través de un fideicomiso en el cual la conducción de la empresa cediera a las acciones.

“Sentimos en su momento que era una alternativa superadora, no fue tomada así en ese momento ni por el juez ni por los accionistas, y de ahí la provincia decidió retirarse”, señaló el mandatario.

La aclaración viene a cuento de que en las últimas semanas, el magistrado de Reconquista que lleva adelante el concurso de la agroexportadora, tomó algunas decisiones que parecerían distanciarse del decisivo protagonismo que asumió para trabar el rescate a través de la intervención nacional y dilatar la alternativa de una intervención nacional.

Recientemente el juez aceptó el pedido del comité de control conformado por los principales acreedores para avanzar con una auditoría forense y solicitó la designación de veedores para controlar la administración de la firma que defaulteó por u$s 1.400 millones en el marco de un proceso que es investigado judicialmente como producto de un vaciamiento.

A principios de la semana pasada, los legisladores de la comisión de seguimiento se reunieron con Lorenzini y expresaron su sensación de que la posibilidad de la intervención que pidió la provincia en su momento, en el marco del concurso, no era un capítulo cerrado. Tras dormirlo de varias maneras, tiene pendiente todavía la resolución de esa solicitud.

“Vamos viendo que algunas cosas que se pidieron cuando presentamos la solicitud de intervención se han incorporado, el juez pidió el último balance y se pidieron más auditorías; pero en aquel momento buscábamos generar una alternativa superadora a través de un cambio de autoridades y la cesión de las acciones en administración para crear un fideicomiso”, dijo. Y aclaró: “Esas cosas quedaron muy lejos, no fueron tomadas así en ese momento ni por el juez ni por los accionistas, y la provincia decidió retirarse”.

La Capital (Rosario)