Lunes, 07 Septiembre 2020 02:26

La necesidad de deshacerse de los pesos también está contribuyendo a afirmar los valores de la genética bovina

Los valores de la genética bovina, tal como sucede en el mercado de vientres y teneros, también están registrando subas importantes en lo que va del presente año que no se condicen con las expectativas del negocio. Los últimos remates de toros de pedigree reflejan, en términos reales, alzas significativas que parecen estar influenciadas por la necesidad de buscar coberturas cambiarias frente a la progresiva depreciación del peso argentino.

 

El hecho de que las autoridades del Banco Central (BCRA) hayan dispuesto extender hasta el próximo 31 de octubre la intervención del mercado de cambios para acceder a divisas destinadas a abonar importaciones –medida vigente desde mayo pasado– contribuye a ampliar la brecha entre el tipo de cambio oficial y el informal (“blue”).

Tampoco ayudan demasiado los rumores que indican que un sector del equipo económico del gobierno nacional quiere suspender la posibilidad de que los pequeños ahorristas puedan comprar 200 dólares por mes al tipo de cambio oficial + un impuesto del 30% (lo que da una cotización de 102 $/u$s).

La introducción de un factor exógeno –como el monetario– en el sistema de formación de precios de los animales que conforman la cadena de valor bovina, si bien puede ser algo favorable para algunos integrantes, generan en el corto a mediado plazo desajustes que comprometen la sostenibilidad del negocio.

Un ejemplo de tal fenómeno es que la relación compra/venta actual –una de las más desfavorables de la historia reciente– está provocando quebrantos enormes en los feedlots.

Vale tener en cuenta además que la probabilidad de un escenario de restricción hídrica hacia fines del presente año y comienzos del siguiente introduce un factor de riesgo claramente bajista en buena parte de las regiones ganaderas argentinas.

Valor Soja