Viernes, 11 Septiembre 2020 02:26

Expoagro Digital. Campaña 2020/21: cómo impacta el uso de cultivos de cobertura en suelos con escasa humedad por la falta de lluvias

El problema de las malezas resistentes se ha expandido por todas las principales zonas agrícolas lo que le ha provocado al productor un aumento en los costos para el control. En 2010 había solamente 4 malezas con resistencia a dos modos de acción mientras que 10 años más tarde, suman 39 biotipos de 21 especies con resistencia a cuatro sitios de acción. Y de este total, hay 13 especies que tienen resistencia múltiple, según datos de la Rem de Aapresid. Por eso, ante esta dificultad, se incorporó nuevos manejos agrícolas en los últimos años. Uno de ellos fue la rotación de cultivos y de principios activos. Pero también se comenzó a difundir el uso de cultivos de cobertura.

“Los productores lo están adoptando por un tema de necesidad”, afirmó Julia Capurro, Jefa de la Agencia de Extensión Rural de Cañada de Gómez, Santa Fe, quien es una de las referentes que está disponible en el Centro de Expertos de Expoagro Digital edición YPF Agro que se realiza hoy a las 14 hs.

Según especificó, el primer beneficio de los cultivos de cobertura es la competencia que provoca contra las malezas. “El cultivo de servicio ocupa un espacio importante del lote y capta mayor cantidad de luz, nutrientes y agua de forma anticipada que la emergencia de la maleza en otoño, por lo que no la deja que crezca”, describió.

En tanto, el segundo beneficio es el control de la erosión de los suelos. En relación a esta temática, indicó que con pendientes de menos de 1% de los suelos hay problemas de erosión. La mitad del agua perdida, dijo, no se va sola porque también se va parte del suelo. Y luego de tantos años de Siembra Directa, los primeros 5 centímetros de los suelos están enriquecidos por la materia orgánica que indefectiblemente se desplazan a zonas más bajas o cunetas directamente. “Es oro en polvo que se va”, se lamentó.

Ahora bien, ante este año que se presenta con déficits hídricos por el momento más allá que haya llovido en los últimos día, con trigos que han sufrido el estrés de la falta de agua en gran parte de la zona centro del país, remarcó que se tendrán que quemar antes los cultivos de cobertura para esperar una recarga de los perfiles para la siembra de los cultivos de verano.

Pero explicó que una vez que se secan, luego el perfil se recarga con una mayor eficiencia captando el agua de las lluvias en relación a los suelos que están descubiertos. Luego de muchos ensayos, Capurro destacó que los suelos con cultivos de cobertura absorbe un 50% más de agua de las lluvias que en suelos que no tuvieron estos cultivos.

"Los cultivos de verano se van a desarrollar y producir en base a las lluvias de primavera-verano. Si no llueve, no se van a poder sembrar hayas o no hecho cultivos de cobertura”, aclaró agregando que este eje es uno de las consultas más frecuentes de los productores.

“En un año promedio, que son el 80% de los años, el cultivo de cobertura se puede secar a mediados en primavera”, señaló.

Por último, remarcó que el principal costo de los cultivos de cobertura es el de la semilla. Por eso dice que es importante que la gente pueda producir su propia semilla. “En el sur de Santa Fe trabajamos con mezclas de vicia con avena porque la vicia aporta nitrógeno y la avena genera un gran desarrollo de raíces, o sea, carbono que se incorpora al suelo”, cerró.

Clarín – Esteban Fuentes