Martes, 27 Octubre 2020 02:28

El nuevo directorio de Vicentin tampoco convence a la Bolsa de Rosario

Ayer por la mañana, la Bolsa de Comercio de Rosario solicitó el "rápido reestablecimiento" en "manos responsables" de la cerealera concursada Vicentin SAIC. En un comunicado, la institución aseguró que es imperioso “favorecer medidas que impulsen el rápido restablecimiento de las operaciones de la empresa” e indicó que “será imprescindible que estén en manos responsables, con las habilidades y los conocimientos necesarios”. Alberto Padoán, ex CEO de Vicentin y uno de sus principales accionistas, fue presidente de la Bolsa rosarina en dos mandatos, entre 2015 y 2019. Finalizó su última presidencia en noviembre y un mes después, tras el default de la cerealera, directamente, se alejó de la comisión directiva de la entidad.

"La firma se presentó en concurso de acreedores hace más de siete meses. Desde el inicio de la debacle en diciembre pasado, se generaron expectativas por eventuales capitalizaciones, negociaciones con terceros y diversas acciones esperanzadas de privados, que finalmente no prosperaron", sostuvo la Bolsa de Rosario, en su comunicado.

"Frustradas las mismas, hoy sólo se mantiene un derrotero judicial en el marco de la Ley de Concursos y Quiebras, con sus tiempos y trámites, que no han estado ajenos a diversas críticas formuladas y demoras excesivas en la presentación de los estados contables", apuntó.

En cuanto a los balances presentados por la empresa concursada, para la entidad, es "de suma importancia" que se arbitren los medios necesarios para "el pronto esclarecimiento de las denuncias efectuadas, la consistencia y la veracidad de la información".

"La Bolsa de Comercio de Rosario ha tomado conocimiento de los balances presentados por la firma concursada y, frente a ello, no puede dejar de destacar el súbito desequilibrio entre valores y ratios de ejercicios anteriores, que impacta en el activo y pasivo de la empresa, lo que, según publicaciones en diferentes medios, motivó recientes denuncias imputativas a la empresa y miembros del directorio, presentadas por acreedores nacionales y extranjeros como también por el Banco Nación en torno a estafas, defraudaciones y balance falso, entre otras figuras penales", señaló el comunicado.

"Nos ponemos a disposición de la autoridades competentes para brindar todo el conocimiento y la información relativa al funcionamiento del mercados de granos que puedan servir para dilucidar los hechos que eventualmente se investiguen, persiguiendo el fin último de defender los valores que desde siempre han primado en el mercado de granos", indicó.

Asimismo, reiteró su profunda preocupación sobre la situación de la cerealera y su impacto en el cordón industrial rosarino. "Se agravó por las derivaciones que tomaron estado público recientemente. Es ampliamente conocido que el sorpresivo estado de cesación de pagos de esa empresa, a la par de producir perturbación y desconcierto, provocó cuantiosos y negativos efectos financieros y económicos en el mercado de granos y las cadenas de valor relacionadas, afectando el corazón productivo de la región con epicentro en nuestra ciudad", aseguró la entidad.

La Bolsa rosarina reconoció el destacado rol que cumplió la empresa hasta fin de 2019, que se ubicó entre las primeros complejos agroindustriales exportadores de la Argentina. "La conmoción que provocó ha sido y es enorme, con repercusión especialmente en nuestra zona, ya que sus principales plantas procesadoras de oleaginosos y elaboración de biodiesel, como así también su terminal portuaria, se encuentran emplazadas en el Gran Rosario", detalló.

"La originación de materias primas se llevaba a cabo en su gran mayoría en el mercado de Rosario, mediante compras a corredores, cooperativas, acopiadores y productores. Eso explica que gran parte de los acreedores comerciales de la empresa estén radicados en esta ciudad y su zona de influencia", amplió el texto.

"El desarrollo del trámite concursal, en resguardo de la masa de acreedores, debe procurar disminuir, todo lo posible, el durísimo impacto que la situación cambiaria e inflacionaria causa en las acreencias en trámite de verificación", enfatizó.

Mientras avanza el concurso por la vía judicial, la cerealera avanza con su renovación. Hace 10 días, 64 de los 109 accionistas de Vicentin (que representan el 98% del capital social de la compañía) se reunieron en asamblea extraordinaria en su sede de Avellaneda.

Eligieron al nuevo directorio que, por primera vez en los 90 años de historia de la empresa, no está conformado por accionistas (que, en su totalidad, son más de 120 familiares). A diferencia del último, con 11 sillas, el actual tiene sólo tres, una característica que habían anticipado desde Vicentin semanas antes.

Por unanimidad, se aprobó el nombramiento de Omar Scarel como presidente, Daniel Foschiatti como vicepresidente y Estanislao Bougain como director titular, hasta la próxima asamblea ordinaria, prevista para el 31 de marzo de 2021.

En esa reunión, también se aprobó el cuestionado balance contable, que se dio a conocer el 28 de septiembre por el juzgado que lleva el concurso, luego de ser presentado por la empresa ante ese tribunal. Cerrado al 31 de octubre de 2019 arrojó una pérdida neta de $ 52.536,22 millones, contra la ganancia de $ 2829,44 millones obtenida en el ejercicio anterior.

Pero el cambio de management no convence a los acreedores, que se preguntan si los ingresantes serán los que verdaderamente conducirán a la compañía, y rechazan la aceptación de los estados financieros.

Mientras tanto, la empresa busca acelerar las negociaciones con los acreedores para aliviar su deuda y espera terminar el año con un plan para salir de su crisis. Asimismo, avanza con ofertas de fasón suscriptas para mantener operativos sus complejos productivos.

El Cronista – Agustina Devincenzi