Jueves, 05 Noviembre 2020 03:00

La soja se negoció con subas de hasta el 2,1% en la Bolsa de Chicago

En medio del recuento de votos en los Estados Unidos, la soja se impuso claramente en la Bolsa de Chicago y sus precios terminaron la rueda con subas de hasta el 2,1%, producto del atraso de la cosecha estadounidense en algunas zonas relevantes para el volumen final de la campaña 2020/2021; de la falta de humedad en Sudamérica, y de la confirmación de ventas a China no vistas desde antes del inicio de la guerra comercial. Al momento de fijar los ajustes de la jornada de negocios, las pizarras reflejaron alzas de US$7,34 y de 8,09 sobre los contratos noviembre y enero de la soja, cuyos valores fueron de 396,46 y de 399,13 dólares por tonelada. Con estas mejoras, el nivel de precios de la oleaginosa se volvió a instalar en lo más alto desde julio de 2016.

Si bien en el transcurso de la rueda hubo "ensayos" para vincular las subas en Chicago -la ciudad fue clave para el éxito Demócrata en Illinois, principal Estado productor de soja- tanto con una eventual reelección de Donald Trump (por las "ayudas" que el actual presidente de los Estados Unidos entregó a los productores en medio de la disputa comercial con China) como con un triunfo del candidato Demócrata a la presidencia, Joe Biden, (por una previsible mejor relación con el gobierno chino y por un impulso a los biocombustibles en detrimento de los combustibles fósiles), el rumbo del mercado fue por otros caminos.

En efecto, en vista del informe mensual con las estimaciones agrícolas que el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA, por sus siglas en inglés) publicará el martes próximo, los operadores siguen con mucha atención el atraso que registra la cosecha de soja en Missouri y en Ohio, Estados que se ubican en el 6º y el 7º lugar entre los proveedores estadounidenses de la oleaginosa.

En Missouri la cosecha avanzó sobre el 60% del área apta, por delante del 51% vigente a igual fecha de 2019, pero por detrás del 67% promedio de los últimos cinco años. En Ohio, la recolección progresó sobre el 77%, levemente arriba del 76% del año pasado, pero también abajo del 86% promedio. En opinión de los operadores, estos atrasos, que estuvieron relacionados con lluvias que imposibilitaron el trabajo de las máquinas en las últimas semanas, podrían restarle volumen a la cosecha total, que en octubre fue estimada por el USDA en 116,15 millones de toneladas.

Un eventual nuevo ajuste sobre el volumen de la cosecha estadounidense, mientras las exportaciones se destacan por volumen y por el adelanto respecto de años anteriores, acentuaría la presión sobre las existencias finales de soja, que el mes pasado el USDA redujo de 12,52 a 7,90 millones de toneladas, el nivel más bajo desde los 8,21 millones del ciclo 2016/2017. Otro recorte podría acercar el volumen del stock final 2020/2021 a los 5,35 millones con que terminó la campaña 2015/2016.

También influyó en la tónica alcista de los precios un reporte oficial que relevó las exportaciones estadounidenses de soja durante septiembre en 7,77 millones de toneladas, un volumen que duplicó las ventas del año anterior. De ese total, 5,07 millones tuvieron por destino puertos chinos, el volumen mensual más alto desde noviembre de 2017.

Y, por último, el clima en Sudamérica también alentó las subas de los precios de la soja en Chicago, por lluvias que resultan menores a las necesarias para el inicio de la siembra en zonas agrícolas de la Argentina e inferiores a las esperadas en Brasil, más específicamente, en Mato Grosso, el principal Estado productor de la oleaginosa. Allí, al atraso en la siembra (al cierre de la semana pasada había progresado sobre el 53,9%, contra el 68% promedio) se suma el déficit de humedad para el desarrollo inicial de las plantas, que ya comienza a preocupar a productores que vendieron en forma anticipada cerca del 60% de una cosecha prevista por encima de los 130 millones de toneladas.

Vale destacar que pese a estos temores, ayer la consultora StoneX elevó de 132,61 a 133,48 millones de toneladas su previsión sobre el volumen de la producción de soja brasileña, tras incrementar la valoración sobre el área cubierta de 37,98 a 38,14 millones de hectáreas y la del rinde promedio, de 34,90 a 35 quintales por hectárea.

Subas locales

Las subas externas impulsaron los precios de la soja en el mercado local, donde los compradores elevaron de 25.400 a 26.000 pesos (de 323 a 330 dólares) sus propuestas por la tonelada de soja con entrega inmediata sobre las terminales del Gran Rosario. La mejora comprendió también a la oleaginosa de la próxima cosecha, con ofertas que crecieron de 270 a 275 dólares por mercadería con descarga entre abril y mayo.

En cuanto al mercado de futuros, en la segunda rueda alcista consecutiva las pizarras del Matba Rofex mostraron subas de 8 y de 6,50 dólares sobre los contratos noviembre y mayo de la soja, cuyos ajustes resultaron de 336 y de 280,50 dólares por tonelada.

La Nación – Dante Rofi