Lunes, 09 Noviembre 2020 02:26

Forrajera y de servicios: asoma una nueva herramienta agronómica

Las leguminosas toman cada vez mayor relevancia en los sistemas agropecuarios, ya sea como cultivos de servicios o como forraje, por su aporte de nitrógeno y su elevado valor forrajero. En el suroeste chaqueño los tréboles son la opción por excelencia y, entre ellos, el “trébol de olor blanco” (Melilotus albus) es de los más difundidos. Su gran rusticidad y adaptación le permiten desarrollarse en suelos sueltos, de baja fertilidad, salinos y/o alcalinos. Sus raíces penetran suelos compactados hasta 1,5 metros, ofreciendo excelentes servicios de recuperación, mejora de la estructura y porosidad. En siembras de principios de marzo, es capaz de asegurar una buena producción de biomasa con la que atravesar un invierno sin precipitaciones y fuertes heladas.

El 23 de abril pasado, el productor de la Chacra Aapresid Suroeste de Chaco Nicolás Listello, sembró por primera vez el nuevo cultivar de Melilotus albus, “Munay” que hoy le llega casi a la cabeza.

Se trata de un cultivar que ha sido mejorado para optimizar el valor forrajero de esta especie. Alcanza la floración más tarde por lo que posee un mayor largo de ciclo. Sus hojas de mayor tamaño, su tallo hueco, su alta relación hoja/tallo y su buen contenido de proteína le otorgan excelente calidad forrajera. En condiciones óptimas puede llegar a producir 10.000 kg MS ha-1.

Según nos cuenta Listello, “el objetivo de la siembra fue la producción de semilla sobre un lote de aptitud IV sin fertilizar. Las últimas lluvias se registraron a inicios de abril, por lo que, si bien el perfil estaba bien cargado a la siembra, el cultivo se desarrolló en ausencia de precipitaciones”.

Por sus características, Munay promete como forrajera pero también como cultivo de servicio. “Tiene un crecimiento inicial más rápido que otros cultivares, por lo que creemos puede ser un competidor hábil contra las malezas, un servicio muy buscado”, explica Listello.

El nuevo cultivar se encuentra aún en etapas de desarrollo y sólo fue testeado en la zona central y norte del país, por lo que todavía falta información acerca de su comportamiento y manejo.

Clarín