Martes, 10 Noviembre 2020 02:27

Manejo: cuidado, los monitoreos no deben enfocarse sólo en las malezas

Por Pedro Lafluf.

Que las tecnologías han cambiado el comportamiento general de las personas es una afirmación con la cual podemos estar más o menos de acuerdo. La realidad es que hemos modificado nuestras formas de comunicarnos y nuestras formas de interactuar. En este sentido el campo no es ajeno y las tecnologías que venimos utilizando nos han hecho modificar algunas actividades. Hoy queremos analizar de qué forma podemos estar cambiando nuestros monitoreos en relación a las tecnologías que usamos en el cultivo de maíz.

Al analizar los cultivos de maíz, durante el ciclo 2019/20, descubrimos que el control que hacemos sobre las malezas se lleva el 75% del total de estas actividades que realizamos, mientras que plagas y enfermedades, ocupan el segundo y el tercer lugar, con el 15% y el 10% respectivamente.

El cuadro muestra el claro protagonismo de los monitoreos de malezas. 

A modo de tendencia de las tres últimas campañas, el monitoreo de malezas año a año viene creciendo en términos relativos, mientras que el monitoreo de plagas y enfermedades viene disminuyendo.

La pregunta que nos surge desde Sima es si este comportamiento puede estar relacionado a las biotecnologías asociadas al cultivo. Por eso analizamos qué tecnología estamos usando en maíz y de esa manera ver si el uso de de herramientas con mayor tolerancia o resistencia a plagas ha aumentado en los últimos años acompañando la baja en los monitoreos.

Lo que vemos en este pequeño análisis de eventos sembrados, es que en la evolución de las campañas hay un aumento de los eventos usados, pero tengamos en cuenta que gran parte de ellos son usados para el control de insectos.

En este sentido hay un pequeño detalle, si vemos la campaña 17/18, un 17% del área registrada en Sima usaba maíces sin eventos para el control de insectos, mientras que para la campaña 19/20 los eventos para el control de insectos fue sembrada en el 98% del área.

Así evolucionó la tendencia en los monitoreos durante los últimos años. 

¿Podemos inferir de esta manera que el uso de eventos que controlan insectos ha hecho que dejemos de monitorear este problema? Según el análisis numérico, podríamos decir que probablemente se está dando algún cambio de comportamiento de quienes monitoreamos cultivos como consecuencia de una mayor tranquilidad por el uso de estas herramientas.

Teniendo en cuenta este nuevo comportamiento, que pareciera ser una tendencia, nos hacemos una nueva pregunta: ¿está bien que dejemos de monitorear? ¿Estamos haciendo un buen uso de las tolerancias y resistencias que se nos incorporan en el portafolio?

En este mismo análisis vimos al inicio que la mayor cantidad de monitoreos que realizamos lo hacemos sobre malezas, siendo que los eventos de tolerancia y resistencia a herbicidas han sido los grandes precursores de la revolución agrícola y los que han permitido aumentar de forma considerable la productividad por unidad de superficie.

Cuidemos lo que tenemos, las exigencias son cada vez mayores, la sustentabilidad ambiental, económica y social nos obliga a ser cada vez más cuidadosos de nuestro sistema.

El registro y el análisis de la información nos permite generar llamados de atención y alertas que nos hagan tomar decisiones confiables y corregir errores de manera rápida, precisa, confiable e inteligente.

El autor es ingeniero agrónomo, MBA en Agronegocios e integrante del equipo de Sima Agtech.

Clarín