Jueves, 12 Noviembre 2020 02:27

Fertilización balanceada: la clave para la obtención de altos rendimientos en el maíz tardío

La fertilización en el cultivo de maíz tardío es esencial para la obtención de buenos rendimientos, en un contexto donde los suelos argentinos padecen una progresiva pérdida de nutrientes con el paso del tiempo. En este sentido, la compañía multinacional Bunge propone la realización de una fertilización balanceada que permita la correcta nutrición de los campos y asegure una alta productividad del cereal. Para eso, la empresa ofrece al productor argentino una amplia paleta de soluciones para alcanzar los más altos rendimientos.

Así lo afirmó el gerente de Marketing de Bunge, Jorge Bassi, a Infobae. La empresa, que en Argentina se desempeña también como una de las principales exportadoras de maíz a través de los puertos Gral San Martín, Ramallo, Necochea y Bahía Blanca y productora de bioetanol en su planta de Alejandro Roca en Córdoba, ofrece al agricultor argentino tres soluciones integrales en fertilización para asegurarse altos rendimientos en maíz tardío.

Al respecto, Bassi comentó que “debido a la progresiva pérdida de nutrientes de nuestros suelos, la fertilización balanceada se vuelve cada campaña más importante. En el caso del maíz, el zinc pasó a ser un nutriente de repetida deficiencia. Al ser un micronutriente se precisa tan solo entre 1 a 1,5 kg/ha, por lo que su aplicación se resuelve con productos que aportan otros nutrientes usualmente necesarios”.

Bajo este panorama, Bunge presenta una muy interesante paleta de productos al mercado que “son muy requeridos para lograr soluciones integrales a la fertilización de maíz” en formulaciones tanto granuladas como líquidas. Por ejemplo, Bunge ofrece MicroEssentials SZ, un granulado que contiene nitrógeno (N), fósforo (P), azufre (S) y zinc (Zn) de alta solubilidad. Según indicó Bassi: “Por su composición es ideal para planteos de alta producción”.

Por otro lado, también ofrece el producto Nutrimax, el cual es una mezcla especial que aporta los mismos nutrientes con una mayor flexibilidad en la relación de fósforo y zinc. Por último, su portfolio de soluciones también está integrado por SolMIX Zinc, un fertilizante líquido que aporta N, S y Zn y que, por su contenido, es ideal para suelos bien provistos de fósforo.

Para una correcta fertilización, Bassi explicó que “el productor debe partir del conocimiento de su lote, basado en un análisis de suelo y en la historia de rendimientos del mismo, para ponerse un objetivo de rendimiento y luego de esto balancear la oferta de nutrientes necesaria para alcanzar los mismos”.

“Personalmente desafío a los productores a que evalúen si su suelo les provee los 4 nutrientes mencionados (en Entre Ríos debemos sumar el potasio-K) invirtiendo la prueba, es decir partiendo del supuesto de que es más probable que sean deficientes”, agregó el especialista y afirmó: “Los productos mencionados, complementados con fertilizantes convencionales, van a facilitarle la posibilidad de balancear la oferta de macro y micronutrientes”.

La campaña

Para la presente campaña maicera, Bassi proyecta una superficie dedicada al cultivo similar al ciclo anterior (calculada por la Bolsa de Cereales de Buenos Aires en 6,3 millones de hectáreas) “con una mayor intención de usos de nutrientes”, aunque las condiciones climáticas adversas, con en el fenómeno de La Niña como el principal factor que puede afectar al normal desenvolvimiento de las labores y el desarrollo óptimo de los cultivos. No obstante, aseguró que ve al productor muy enfocado en “lograr el mejor cultivo” en este contexto.

“Proyectamos una superficie de maíz similar a la de la campaña pasada con una mayor intención de uso de nutrientes. Sin embargo, las condiciones climáticas han postergado parte de la intención de siembra a siembras tardías, por lo que la demanda total de fertilizante puede verse afectada”, dijo Bassi.

Sin embargo, remarcó que el productor se encuentra “muy enfocado en lograr el mejor cultivo en medio de una campaña que presenta muchas dificultades y un contexto climático adverso. Sin embargo las ventanas de humedad son captadas con muy rápidos avances de siembras y labores. Hay que valorar enormemente el esfuerzo que hoy está haciendo el sector”.

Ante esto, Bassi enfatizó: “Tenemos buenas expectativas para la presente campaña principalmente porque vemos que los productores agropecuarios están enfocados en elegir paquetes tecnológicos y aprovechar las ventanas propicias de labor. El contexto climático obliga a estar muy atentos”.

Infobae