Jueves, 12 Noviembre 2020 02:27

Paraná. Continúa la bajante del río y los pronósticos no son alentadores

La bajante del río Paraná es la mayor de los últimos 50 años y es extraordinaria no sólo por la baja del caudal y la altura, sino también por la persistencia teniendo en cuenta que el descenso general comenzó en julio de 2019 aproximadamente. Sus consecuencias tienen múltiples impactos. El registro de niveles de altura y caudal muy por debajo de los normales en las distintas estaciones hídricas afecta no solamente al Paraná, sino también a toda la cuenca del Plata, además del Paraguay y el Uruguay, entre otros ríos.

En Paraná, la altura del río sobre el puerto local hace algunos días se mantiene por debajo de los 30 centímetros, una cifra muy baja, inferior a las alturas registradas el año pasado a esta altura del mes de noviembre.

LA NIÑA. Advierten que el fenómeno se extenderá hasta fines de enero del 2021 y preocupa lo que será la próxima temporada de verano. La Niña es un evento climático caracterizado por grandes sequías y el pronóstico a futuro para los próximos meses no es demasiado alentador por lo que se puede presentar un escenario con peores condiciones.

La realidad indica que a pesar de algunas remontadas leves que tuvo el río en los últimos meses, el caudal se mantuvo en descenso. Ayer, se registraron 28 centímetros en la escala hidrométrica del puerto de Paraná y se espera que la tendencia continúe en bajante durante los próximos días.

Por otro lado, según lo informado por el Instituto Nacional del Agua (INA), las condiciones que determinan la bajante en curso persisten en las cuencas que aportan el caudal en el río Paraná a lo largo del territorio argentino.

EL DIARIO consultó a meteorólogos de la región sobre la situación de bajante y sin miradas positivas con respecto a una posible recuperación del nivel del río. Si bien las bajas en los ríos de la provincia son menores a las habituales para esta época del año, son niveles históricos en una bajante prolongada.

–¿Qué pude pasar con el fenómeno de La Niña?

–Es un fenómeno climático caracterizado por grandes sequías y que aquí se está dando porque el océano Pacífico redujo la temperatura de lo que era su escala normal, lo que produce una situación meteorológica en nuestra zona de altas presiones y baja humedad, que hace que no haya lluvias.

Por otra parte, están las pocas lluvias que se registraron en el último año sobre la cuenca del Plata que hicieron que el río no se pueda recuperar. Es un escenario muy difícil el que atraviesa no solamente el río Paraná sino también el resto de las cuencas hídricas del mundo y aquí, puntualmente, se espera que en enero incluso, podamos llegar a tener uno de los peores escenarios de la historia.

Si bien el INA informa que vamos a tener precipitaciones focalizadas y que se darán en algunas partes de la cuenca, esto no alcanzará para estabilizar el nivel.

ISLAS. A raíz de la bajante tan prolongada en el último año, se fueron conformando diferentes bancos de arena como nunca antes visto. ¿Qué puede pasar? Es muy difícil encontrarle una respuesta a este tipo de fenómenos porque son naturales, pero lo cierto es que “esos montículos de tierra y arena que se fueron conformando durante estos meses es muy difícil que desaparezcan”.

Es así que luego se van conformando en esos lugares pequeñas islas debido a los árboles y ramas que acarrea el río de manera natural. Esto es algo muy preocupante porque lugares que antes podían ser navegados o que solían tener agua, ahora sólo son bancos de arena.

“Si bien se anunció en los últimos días que las represas de Brasil trabajan para mitigar las bajantes y las crecientes del río, costará muchísimo y esperemos, que algún día el río vuelva a llegar a tener un nivel normal como lo llegamos a conocer”, aseguró uno de los especialistas consultados.

URUGUAY. Este río está atravesando prácticamente la misma situación que el Paraná, aunque en “la otra costa” se espera que puedan llegar a registrarse algunas precipitaciones en el próximo mes como para aliviar la tendencia de bajante.

En las últimas horas, el jefe del área de Hidrología de Salto Grande, Eduardo Zamanillo, informó que por la bajante que registra el río, la represa sólo trabaja utilizando dos turbinas y según su criterio la actual sequía durará también a lo largo de todo del verano.

“Este es un año que está signado por el fenómeno de La Niña, con lluvias que son marcadamente inferiores a las normales. Ya hace un año y medio que se veía esta situación, con altibajos, con el río Paraná y el río Paraguay con bajantes históricas que no ocurrían desde el comienzo de la década del 70”, indicó el funcionario.

Calor

El aire templado a cálido invade todo el país incluso, casi toda la Patagonia. Para lo que resta de la semana se prevén jornadas algo nubladas, con máximas que treparían hasta 34 grados en Entre Ríos.

El bloqueo que provocan las altas presiones genera ascenso de temperatura ya que las masas de aire frío no estarán llegando en los próximos días.

Mientras tanto, un frente estacionario genera tormentas en el extremo noroeste. Existen algunas probabilidades de chaparrones en Entre Ríos el domingo, aunque la cantidad de precipitaciones no sería significativa.

El Diario (Entre Ríos)