Miércoles, 18 Noviembre 2020 08:55

Las lluvias sumaron milímetros claves para los cultivos en ocho provincias

Las lluvias del fin de semana trajeron alivio a regiones muy castigadas por la sequía de Santa Fe, Córdoba, Santiago del Estero y gran parte del Chaco. También llegaron a Formosa, al oeste de Entre Ríos y Corrientes y a las áreas trigueras del centro y sudeste de Buenos Aires. “Córdoba y Santa Fe recibieron milímetros claves. En áreas con reservas hídricas en rojo acumularon entre 30 y 60 milímetros del 13 al 16 de noviembre. Las precipitaciones no alcanzan para revertir la falta de humedad en el trigo pero son cruciales para seguir con las siembras”, destaca un informe de la Guía Estratégica del Agro (GEA) de la Bolsa rosarina.

El relevamiento precisa que las lluvias dejaron más de 15 milímetros en ocho provincias. Ese milimetraje alcanzó a toda la provincia de Córdoba, al 80% de Santa Fe, a la mitad del territorio de Santiago del Estero y cubrió gran parte de Chaco.

"Estas lluvias son muy útiles para resaltar una vez más el carácter relativo de la aseveración año Niña igual a sequía”, explica José Luis Aiello, director científico de GEA.

El experto en meteorología advirtió que la actual campaña se ve condicionada por el enfriamiento del Pacífico Ecuatorial y que son los últimos meses del año cuando más se siente el impacto negativo del fenómeno de La Niña. Pero este no es el único que participa en el aporte y circulación de los flujos de humedad. Existen otros forzantes de dinámica regional que se acoplan a la circulación atmosférica y contribuyen para moderar el efecto negativo del Pacifico.

El informe recuerda que para reponer las reservas de los suelos en las áreas más necesitadas de Santa Fe y Córdoba hacían falta de 100 a 150 milímetros y solo recibieron 30 a 60 milímetros en los últimos cuatro días.

“Pero las recientes lluvias permitirán reactivar las siembras de soja, que desde el fin de semana del 14 de noviembre se habían estancado. En esta campaña sin aportes extras de humedad del Pacífico, estas lluvias son claves para no quedar atrasado con las fechas de siembra”, insiste la entidad.

Desde Rosario hacia el oeste y hacia el noreste de Buenos Aires, las lluvias fueron muy escasas, con acumulados inferiores a los 10 milímetros. En el norte bonaerense también se destaca Junín con 28 mm. “Los registros son muy oportunos para los maíces tempranos, pero en las zonas en las que las tormentas pasaron de largo se necesitan más lluvias ya que pronto llegará la floración del cultivo”, concluyen los técnicos de la Bolsa rosarina.

Clarín