Viernes, 26 Febrero 2021 02:28

Vicentin: un grupo de acreedores quieren que se vayan los accionistas y proponen un plan: cómo es

Un grupo de 69 acreedores de granos de la cerealera Vicentin, a quienes la empresa les debe entre el 25 y el 30% de una deuda total por cereal de US$300 millones, propusieron, entre otros puntos para el salvataje de la firma, la salida de los accionistas actuales (ligados a la familia Vicentin) y un plan de capitalización. También reclamaron en la negociación la participación del Estado nacional y del gobierno de Santa Fe. Esa propuesta está contenida en un escrito que los acreedores, entre ellos firmas de renombre como Gear, Granar SRL, Grassi SA y Bayá Casal, por ejemplo, le mandaron al directorio actual de la firma encabezado por Omar Scarel. También lo hicieron con copia a Andrés Shocron, interventor designado por el juez del concurso de Vicentin, Fabián Lorenzini.

En el documento, que forma parte de una respuesta a Vicentin para una "mesa de reestructuración", los acreedores granarios consideran que "la única" alternativa para la normalización de la compañía pasa por "capitalizar gran parte de las acreencias que generará la perdida de participación de los accionistas actuales", "planes de pagos a quienes no capitalicen, con quitas y/o espera", "acuerdos con acreedores de granos para asegurar el abastecimiento" y "acuerdos con acreedores financieros para asegurar el capital de trabajo".

En esa línea, luego consideran entre esas exigencias que hay que "separar de las decisiones y la gestión a los actuales directores y accionistas".

Los acreedores destacan en su escrito "la importancia de que una parte significativa de los acreedores capitalicen sus deudas y se comprometan a aportar granos y capital de trabajo". En rigor, en la opinión de ellos "en la situación existente es económicamente inviable que un nuevo accionista aporte el capital de trabajo necesario para la puesta en marcha de la Cía. y además para cancelar pasivo".

Vale recordar que, antes de la intervención judicial por 90 días que dispuso Lorenzini (el plazo se cumple el 3 del mes próximo), Vicentin había contratado al banco de inversión Maxim Group para que le busque un eventual socio.

Los acreedores remarcan que "la participación del Estado Nacional y el de la Provincia de Santa Fe serán imprescindibles para poder llegar a una solución". En esta línea, señalan la "relevancia del Banco de la Nación Argentina, demás bancos públicos y reparticiones del estado para viabilizar una solución virtuosa". El Banco Nación es acreedor de Vicentin en unos US$300 millones.

Para el grupo de acreedores, con la composición accionaria actual "es muy improbable" que la cerealera en default "vuelva a comprar el volumen necesario de granos para un plan eficiente", "pueda recomponer el capital de trabajo", "venda el paquete de control accionario a un inversor que realice un plan de pagos aceptable por los acreedores", "tenga una reestructuración exitosa sin la ayuda del Estado Nacional, Estado Provincial de Santa fe y el compromiso específico del Banco Nación".

Según el documento, los accionistas actuales "deberán proponer un mecanismo ineludible, a satisfacción de los acreedores, que asegure la transferencia del 100% de las acciones si se llega a un plan de reestructuración exitoso".

Respecto de la deuda de la empresa, en enero Lorenzini se refirió a la verificación de créditos de la empresa. Al respecto, los créditos verificados y declarados admisibles ascienden a: créditos quirografarios por $29.420.658.388,89 y US$867.278.012,90, créditos con privilegio general por $1.578.072.689,83 y créditos con privilegio especial por $3.015.436,75 y US$ 225.179.482,97.

La Nación – Fernando Bertello