Viernes, 26 Febrero 2021 02:27

Claves para mejorar resultados en la cosecha de girasol

La cosecha de girasol comenzó en Santiago del Estero hace unos 30 días, y toma impulso en el Sudeste de la provincia de Buenos Aires y desde allí el Ingeniero Agrónomo Santiago Tourn, especialista y docente de la Facultad Ciencias Agrarias de la Universidad de Balcarce que también desarrolla actividades en colaboración con el INTA, recomienda tener en cuenta algunas claves para mejorar el desempeño de los equipos. “Son recomendaciones que este año incrementan su importancia ya que es necesario intensificar estas prácticas debido a la particularidad de que en esta zona del sudeste hay un ataque de Phomosis, que alcanza al 80% de los lotes. Esta enfermedad fúngica esta atacando a los capítulos del girasol cuando normalmente ataca el tallo de la planta, que comienzan a pudrirse debido a lo cual, se forman granos muy des uniformes en cuanto a su peso. Tal desuniformidad complica mucho la tarea de poner a punto la cosechadora”.

Por ello es muy importante considerar lo siguiente:

-Lograr que las pérdidas promedio totales no superen los 30 kg/ha, con buena calidad de grano.

-Reducir la agresividad de la trilla cuando las condiciones del cultivo lo demandan, y evitar exceso de colado al sistema de limpieza, cubriendo parte de cóncavos de trilla y separación, hablando de cosechadoras axiales.

-Buscar que por la cola de la máquina salgan gran parte de los capítulos enteros. Ello se dificulta en cultivos muy secos. Desde este punto se comienza a regular la máquina. Si se rompen capítulos, observar primero el trabajo del cabezal y luego la trilla.

-Todo comienza con una correcta extracción del capítulo de la planta, con la menor cantidad de tallo posible. Para ello, en el cabezal, ubicar el escudo unos 30 cm delante del molinete aproximadamente y controlar que el sistema de corte y rolos destroncadores se encuentren en buen estado de funcionamiento.

-Regular el molinete o pateador para que acarree o acompañe los capítulos hacia el interior de la máquina (a través del embocador) pero que no se clave en ellos.

-En máquinas con entregador delante del rotor, disminuir el régimen del rotor o extraer de él algunas para evitar rotura de los capítulos más secos. Buscar que el régimen del rotor ofrezca baja agresividad de trilla pero rápido pasaje del material. Un valor orientativo es 350 a 400 rpm y la luz rotor – camisa se regula según estrado de las plantas.

-Se recomienda usar cóncavos de maíz para la trilla, de barras redondas. Pero tapar al menos un tercio de su área de colado. En la separación axial, tener en cuenta la separación entre dedos y cóncavos mayor a 45 mm de luz, puede generar un alto agitado y por ende rotura de capítulos.

-Si la trilla es correcta, con baja rotura de capítulos y poco daño al grano, el sistema de limpieza no ofrece mucho problema. Es necesario dirigir el viento hacia toda el área de zarandas e ir probando la relación pérdidas/material extraño en tolva. O sea, buscar las menores pérdidas y la menora cantidad de suciedad en la tolva.

Es a manera de resumen de principios de configuración de la cosechadora, consigna el ingeniero Tourn, quien aclara que las mismas varían con las condiciones del cultivo. El objetivo es demostrar una vez más que trabajando en equipo, contratistas, técnicos y productores se puede lograr un buen resultado. El entendimiento de los procesos ahorra mucho tiempo y dinero, sostiene el especialista para terminar.

El momento ideal de cosecha, de acuerdo a información de INTA y AAPRESID, la recolección del Girasol puede comenzar desde que el grano posee el 16% de humedad, pero siempre que sea posible, debe tratarse de hacerlo cuando ésta sea aproximadamente del 13 al 15%. Si bien, en ciertas circunstancias, es útil cosecharlo antes de su completa madurez, especialmente cuando el cultivo se ve amenazado por enfermedades de capítulo, una recolección demasiado anticipada, con humedad superior al 16%, aumenta el contenido de material extraño, es decir impurezas y hace inevitable afrontar altos costos de secado.

El atraso de la cosecha, con humedades por debajo del 9%, representa una pérdida de peso que no es compensada con las bonificaciones de precio; por otro lado, aumentan los riesgos de ataque de pájaros, pérdida de capítulos, desgrane natural y vuelco.

Frente a esta situación, se recomienda analizar todos los factores antes de decidir el inicio de la cosecha, considerando que el retraso representa riesgos y aumento de pérdidas y el adelantamiento disminuye las pérdidas de pre-cosecha, reduce riesgos, pero aumenta el contenido de impurezas y los costos de secado artificial.

Para recordar

-El cabezal girasolero es para separar los capítulos de la planta con la menor cantidad de tallo posible.

-Regular el ángulo de inclinación de las bandejas.

-Controlar la alineación y separación entre esas bandejas.

-Controlar periódicamente el estado (desgaste) de la barra de corte.

-Sincronizar la velocidad de giro del molinete con la velocidad de avance.

El dato: 42 granos por metro cuadrado en el piso luego del paso de la cosechadora, equivalen a más de 30kg/ha de pérdida de cosecha.

Podredumbre seca en el Sud Este

“Hice un relevamiento sobre cuantos lotes tienen la presencia de la enfermedad, en el sudeste de Buenos Aires. No es referido a la zona de Chaco, o La Pampa. En esta zona es una epidemia de este año, que toma entre el 70 y 80% de los lotes. Este patógeno se presentaba en anteriores campañas, pero expandió su área de presencia con otro síntoma que la pudrición seca del capítulo que era una excepción a la regla que este año se hizo regla. Ello genera mucha incertidumbre en cuanto a manejo, o su impacto en el rinde y no hay estudio en la Argentina que determine cuanto representarán esas pérdidas. Es diferente en cada campo, y posiblemente en Necochea se encuentre un núcleo importante. Visualmente es impactante”. Quien así describe la situación es Juan Edwards Molina, investigador de Inta Balcarce experto en epidemiologia de enfermedades de cultivos.

Clarín – Juan B. Raggio