Miércoles, 03 Marzo 2021 02:26

La leche en polvo subió 21% en 15 días y superó los U$S 4000 la tonelada

La escalada ascendente de la cotización mundial de la leche en polvo, que comenzó a fines de 2020, no encuentra freno. Por el contrario, en la subasta quincenal de Fonterra, denominada Global Dairy Trade y realizada este martes, el precio de referencia del principal producto de exportación de la cadena láctea argentina vivió un salto del 21 por ciento. Se ubicó en 4.364 dólares por tonelada, un 21 por ciento por encima de los 3.615 dólares por tonelada del 16 de febrero. Es una cifra que no tiene antecedentes en los últimos cinco años. Según datos del Observatorio de la Cadena Láctea Argentina (Ocla), a comienzos de 2014 fue la última vez que se exportó leche en polvo a más de 4.000 dólares la tonelada.

Los tambos, a la espera

Esta impresionante suba del valor internacional ocurre justo mientras productores tamberos están organizando protestas por el bajo precio que perciben por la leche en tranquera.

De acuerdo con el tablero de comando sectorial que elabora la Dirección Nacional Láctea, por la leche entregada en enero los tambos cobraron en febrero un promedio de 22,74 pesos por litro.

Si bien fue un 6,5 por ciento más que en enero, es solo 31,7 por ciento más que un año atrás; es decir, por debajo de la inflación.

Además, significó 26,5 centavos de dólar, ocho por ciento menos que el año pasado y por debajo del “punto de equilibrio” para el negocio tambero, que es un litro de leche en alrededor de 30 centavos de dólar.

Según la evaluación de Ocla, enero de 2021 fue el quinto mes consecutivo de rentabilidad negativa para los tambos. 

Ahora, esta nueva suba de la leche en polvo debería darles más aire a las usinas lácteas para incrementar el precio de la materia prima, aunque siguen lidiando con la negativa del Gobierno a permitir más aumento dentro del programa Precios Cuidados y de la obligación de mantener precios máximos.

En este contexto, el lunes pasado la Sociedad Rural de Trenque Lauquen organizó una asamblea con productores de la Cuenta Oeste de Buenos Aires.

“Se escucharon los reclamos que dejaron una clara indignación”, señaló la entidad en un comunicado que fue reproducido por Confederaciones Rurales Argentinas (CRA).

“El resultado de un tambo promedio viene siendo negativo desde agosto pasado. El estado participa con una carga impositiva en promedio de 40 por ciento sobre los lácteos y no hace ningún esfuerzo por alivianarla”, se quejaron los productores.

En este contexto, se declararon en estado de alerta y advirtieron que seguirán manifestándose para que no continúe el cierre de tambos, que en cada pueblo generan movimiento comercial y empleos.

En concreto, los reclamos de los tamberos del oeste bonaerense son cinco: que las usinas cumplan con las actualizaciones de precio pactadas para febrero y marzo, la actualización de los mínimos para el pago de ingresos brutos provincial, una quita de retenciones a las exportaciones y reembolso para compensación de impuestos de la cadena, la eliminación de “ridículos” requisitos para el acceso a líneas crediticias y líneas de inversión especiales para el sector lechero.

La Voz del Interior