Lunes, 08 Marzo 2021 02:27

En el sudeste bonaerense: bajan 72% el gasto en dólares con aplicaciones dirigidas

Una fuerte baja del 70% en el impacto ambiental y del 72% en el gasto en dólares por hectárea se registró en la última campaña en el sudeste bonaerense con el uso de aplicaciones dirigidas. Así se desprende de datos del Grupo Sudeste de Buenos Aires con cinco equipos de aplicación dirigida (Weed IT Ag) que se instalaron en Necochea, Lobería y Tandil. En el Grupo Sudeste confluyen productores y contratistas que adoptaron las aplicaciones dirigidas en esa región de la provincia. Según un reporte que hizo Viento Sur sobre esas experiencias, se aplicaron 3603 hectáreas sobre 12.745 hectáreas recorridas. Esto da un porcentaje aplicado del 28,3%.

En este contexto, como resumen de las experiencias, los datos fueron contundentes al evaluar el Impacto Ambiental (índice EIQ) y el gasto en dólares por hectárea por año de herbicidas posemergentes (POE) en barbecho con Weed It versus la cobertura total.

Mientras el índice EIQ fue de 20 con la cobertura total, eso se ubicó en 6 con la tecnología de aplicación dirigida. Dicho de otro modo, hubo una reducción del 70% en ese indicador.

Por el lado del gasto en herbicidas POE barbecho, mientras la cobertura total significó unos 40 dólares por hectárea, la de la aplicación dirigida fue de 11 dólares por hectárea.

La aplicación dirigida, además, tuvo un 71% de ahorro en el uso de agua y un 72% menos en el uso de envases de fitosanitarios.

Respecto de esto último, se requirieron 418 envases con la aplicación dirigida versus 1424 envases con cobertura total.

Detalle del impacto del uso de la tecnología de aplicación dirigida

De acuerdo al informe, el equipo se instaló en diferentes marcas y modelos de pulverizadoras, con diferentes ancho de botalón “sin grandes problemas para adaptarlo”.

Más allá del resumen general de los resultados alcanzados, en uno de los casos se obtuvo un ahorro de US$72.000 en 2829 hectáreas aplicadas. En otro fue de US$60.000 en 2036 hectáreas aplicadas y de US$21.000 en 1280 hectáreas aplicadas en otro caso.

Tras las experiencias con la tecnología, desde Viento Sur remarcaron que “es muy importante adaptar el manejo agronómico de la tecnología a cada realidad, más allá de comprar la tecnología, para sacar el mejor provecho”.

La Nación