Miércoles, 10 Marzo 2021 02:28

Vicentin: el Banco Nación apoya una propuesta y aportaría financiamiento

El Banco Nación (BNA), que busca cobrar US$300 millones prestados a la concursada cerealera Vicentin, respaldó una propuesta de 80 acreedores granarios que piden la salida de los accionistas de la compañía, además de capitalizar acreencias y un diálogo con el gobierno nacional y la provincia de Santa Fe, donde tiene su base la firma. Además del apoyo, el BNA no descartó financiar esta alternativa para la exportadora. Hace unas semanas, 69 acreedores, entre ellos reconocidas firmas de corretaje y acopio, que sumaban entre el 25 y el 30% de una deuda por granos de US$300 millones, hicieron pública esa propuesta para la compañía en default por más de US$1300 millones.

Precisaron que “la única” alternativa para la normalización de la compañía pasa por “capitalizar gran parte de las acreencias que generará la pérdida de participación de los accionistas actuales”, “planes de pagos a quienes no capitalicen, con quitas y/o espera”, “acuerdos con acreedores de granos para asegurar el abastecimiento” y “acuerdos con acreedores financieros para asegurar el capital de trabajo”. También consideraron necesario “separar de las decisiones y la gestión a los actuales directores y accionistas”.

Tras ese primer avance, luego se conoció la adhesión de otros once acreedores y la importancia del grupo subió al 35/40% de la deuda granaria. Además, se conoció un pronunciamiento de la Bolsa de Comercio de Rosario, que consideró “positivo que un grupo importante de acreedores intente nuevamente reflotar la posibilidad de una reestructuración ordenada que pueda ser presentada y aprobada por todos los involucrados”.

En este contexto, ahora se conoce la postura del Banco Nación en boca de su presidente, Eduardo Hecker. “Consideramos muy positiva la iniciativa presentada por los propios productores, cooperativas y acopiadores damnificados”, dijo

Para Hecker, la propuesta “se basa en tres pilares fundamentales: el reconocimiento de las deudas para todos los actores involucrados; la separación en la gestión de la empresa de quienes la condujeron al default y la participación, junto a los productores, del Estado provincial y nacional en la búsqueda de una solución sustentable en el tiempo y que permita la recuperación de la producción y los puestos de trabajo”.

“Desde ya, es solo un puntapié inicial y hay que trabajar en los puntos específicos de la propuesta”, agregó. En este punto, adelantó que el banco oficial “estaría dispuesto a financiar a los productores originadores si avanza esa iniciativa”.

El BNA no puede, dijeron en la entidad, financiar a alguien que incumplió una norma o dejó de pagar, pero lo podría hacer con quienes tienen acreencias para facilitar la operatoria de la empresa.

La semana pasada, los acreedores granarios sostuvieron que su aporte sería clave si lo que necesita Vicentin son 8 millones de toneladas para moler en sus plantas.

En un comunicado, el BNA dijo que su opinión es “compartida por el Banco Provincia, el Ciudad y el BICE”, también acreedores. Una fuente del banco dijo que, si bien no hay algo por escrito sobre una postura en conjunta, el tema se conversó con esos bancos oficiales. El BNA preside un comité de acreedores estatales de Vicentin. A todos esos bancos estatales la cerealera les adeuda US$500 millones.

Cuando se conoció la primera propuesta de los acreedores granarios, fuentes de Vicentin pusieron reparos. Dijeron que apuntaban a un consenso más general en el marco de una “Mesa de Reestructuración” amplia.

“La solución va a salir de algo más general, de la Mesa de Reestructuración”, insistieron en la firma. Por otra parte, acotaron en ese momento que no era viable la salida de los accionistas. Hasta el momento la cerealera no se pronunció tras la postura del BNA.

La Nación - Fernando Bertello