Jueves, 11 Marzo 2021 03:00

Tras la recuperación, la caída: la soja pasa de 49 a 45 millones de toneladas

De acuerdo al último informe mensual de la Guía Estratégica para el Agro, «la extrema variabilidad del clima pone en jaque a la soja de segunda y al conjunto de la producción de la oleaginosa». Así, según los especialistas «se recuerda las condiciones de extrema sequedad en las que terminó la campaña gruesa 2017/18». Por cierto, febrero y los primeros diez días de marzo no dejaron lluvias importantes a gran parte del área central, en especial el este. Hay pérdidas muy graves de rindes y de superficie sembrada. Aún no es posible estimar el piso de producción con la que terminará está campaña de soja de extenderse la falta de agua. Las imágenes de la anomalía de reserva de agua en el suelo al miércoles 11 de marzo y la de hace más de un mes son elocuentes y muestran el cambio de escenario y el avance de la desecación.

Este último lunes 8 de marzo, sistemas nubosos muy importantes volvieron a dominar en los cielos; el frente de tormenta se sentía y era seguido por todo el sector. En Entre Ríos, Santa Fe, Buenos Aires, La Pampa, Córdoba y Chaco se miraba el cielo, pendientes de lo que podía suceder. Más aún, en ese mismo día, a las 18 h, el SMN emitió un alerta para esas provincias advirtiendo por tormentas fuertes que podían llegar a superar los 30 mm. Sin embargo, en los pocos lugares que hubo lluvias, los acumulados rondaron el milímetro. Hubiese sido una oportunidad de oro para la soja pero la extrema variabilidad climática volvió a prevalecer.

«El centro de alta presión que sigue actuando sobre el continente desde el este imposibilitó el desarrollo de lluvias que cumplan con las necesidades de los cultivos en gran parte de la región pampeana. Sobre finales de esta semana decisiva para el futuro de la soja de segunda, se esperan algunas lluvias muy moderadas en el SO bonaerense entre el miércoles y el jueves, pero difícilmente los desarrollos alcancen a la región central», comenta el informe.

El NOA tiene mejores chances este fin de semana y parte del oeste cordobés podría recibir algunos milímetros. Pero, son pronósticos que están en el marco de una altísima volatilidad atmosférica.

«La sequía se cobra un 9,2% del volumen estimado hace un mes Queda detrás la posibilidad de obtener 49 Mt de soja, como se estimó en febrero. El ciclo de la soja volvió a sufrir un revés en las condiciones climáticas y a partir de febrero afrontó condiciones extremadamente secas», afirman. Con suelos que se han quedado sin reservas para la soja de segunda, es éste el cultivo más afectado. Se estima que por la falta de agua se perderán 850.000 ha, que, en gran parte, se trata de cuadros de sojas de segunda.

Tras el crecimiento del área triguera, la soja de segunda ocupa este año casi 5,3 M ha, o sea el 31% del total de la oleaginosa, de 17,2 M ha. Por eso, la caída de rindes se hace sentir sobre los promedios, sobre todo en la franja este de Argentina ya que en buena parte de la región pampeana se estima que los rindes en soja de segunda podrían testear el rango de 15 a 25 qq/ha. Con este nuevo panorama, el rinde nacional promediaría 27,5 qq/ha, 1,7 quintales menos que en el informe anterior. Por lo tanto, la producción de soja se estima en 45 Mt.

 

A nivel provincial, son muy graves las caídas en los rindes de soja que se pueden proyectar en este último mes. Santa Fe perdió 4,3 quintales y pasa a un promedio de 30,1 qq/ha. En volumen, la pérdida es de 1,6 Mt. En gran medida, el impacto está dado por el daño que han sufrido los cultivos en el sudeste provincial. Buenos Aires retrocede en 3,6 quintales, estimándose el promedio en 25,4 qq/ha, y es la mayor pérdida de entre todas las jurisdicciones ya que significa un descuento de 2,5 Mt. Entre Ríos cae 3,4 qq/ha, mientras que La Pampa retrocede 3,7 qq/ha. Córdoba está sosteniendo la producción argentina, con un promedio de 32,1 qq/ha; se espera que aporte casi 14,5 Mt de soja en este año. El NOA, Santiago del Estero y parte del centro norte de Santa Fe mantienen muy buenas posibilidades productivas. Chaco depende de lo que suceda con las lluvias en este fin de semana: la soja está entre fructificación y principios del llenado sin haber recibido agua desde el 20 de febrero. Ya ha hay lotes irrecuperables, advierten los técnicos.

Maíces tardíos: muy bien en el oeste pero a la espera de nuevas lluvias

Según el último informe de la Guía Estratégica del Agro, «en la región núcleo la actividad de recolección de maíz muestra valores muy dispares, con rindes de 45 a 100 qq/ha». Los números de rinde de las siembras tardías siguen en vilo a la espera de nuevas lluvias y podrían afectar negativamente los guarismos de los rindes provinciales en el este de Argentina. Los maíces tardíos transitan etapas críticas, pero, en el oeste de la región Pampeana, dónde tienen mayor participación, cuentan con mejores condiciones ambientales.

«Por eso se mantienen sin cambios las cifras para maíz del mes pasado, sosteniendo una estimación de producción de la campaña maicera 2020/21 de 48,5 millones de toneladas», afirman los técnicos. El rinde promedio nacional sigue estimándose en 79,6 qq/ha, mientras que la superficie destinada a cosecharse comercialmente se calcula en 6,11M ha.

El detalle puede verse en la tabla que sigue, tomándose para Entre Ríos los números de SIBER, de la Bolsa de Cereales de Entre Ríos.

 

BCR News