Jueves, 11 Marzo 2021 02:27

La cosecha de girasol avanza en Buenos Aires y La Pampa con muy buenos precios

La trilla del girasol ya superó el 30% del área sembrada esta campaña y las cosechadoras seguirán en los lotes hasta fines de abril, cuando se terminen de levantar los lotes tardíos. Los productores y contratistas están trabajando a full en La Pampa y el sudoeste y sur de Buenos Aires, donde se concentra más del 80% del área de siembra este ciclo. “Este año cayó fuerte la cosecha en el norte de Santa Fe y Chaco porque prácticamente no llovió durante la ventana de siembra, entre el 20 de julio y el 10 de septiembre, que es bien corta en el NEA”, le explicó a Clarín Rural Jorge Ingaramo, asesor económico de la Asociación Argentina del Girasol (Asagir).

El especialista tiene los datos a mano. En el ciclo 2018/19, en el norte santafesino y en Chaco se implantaron unas 720.000 hectáreas y este año apenas 240.000 hectáreas. “Es un tercio de lo normal”, insistió.

Esta es una de las causas del fuerte aumento en la cotización del girasol. “La caída en la cosecha del NEA hace que falte girasol para moler en las industrias de Santa Fe y Córdoba, que lo procesan para obtener aceite, y eso disparó los precios”, explicó.

La cotización del girasol oscila entre los 440 y los 480 dólares por tonelada y con la bonificación por aceite puede superar con margen los 500 dólares por tonelada. A nivel internacional, la posición marzo del aceite de girasol creció un 110%. El año pasado valía algo más de 600 dólares por tonelada y ahora 1.370 dólares por tonelada.

“En esta tendencia influye el estrepitoso fracaso de la cosecha en Ucrania y Rusia, que representan más del 80% del mercado de exportación del aceite. Y la situación no va a cambiar en el corto plazo porque todavía no se empezó a sembrar en estos dos países”, contó Ingaramo.

En Buenos Aires y La Pampa, la campaña tuvo algunos altibajos: faltó agua en el sur bonaerense pero se están logrando muy buenos rindes en otras zonas, como en la cuenca del Salado, en donde se trillaron lotes de 27 quintales por hectárea (en Chaco, la media fue de 14 quintales y en Santa Fe de algo más de 20 quintales).

En su último informe, la Bolsa de Cereales de Buenos Aires estimó una producción de girasol de 2,7 millones de toneladas para esta campaña. Son 300.000 toneladas menos que el ciclo anterior, que sobre todo se explican por la caída en la cosecha del NEA.

Clarín – Gastón Neffen