Miércoles, 17 Marzo 2021 02:30

A fuerza de exportaciones, el maíz logró su cuarta rueda alcista consecutiva en Chicago

Los precios del maíz cerraron ayer en alza por cuarta rueda consecutiva en la Bolsa de Chicago, luego de que el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA, por sus siglas en inglés) confirmó la venta de 1.156.000 toneladas del grano estadounidense de la campaña 2020/2021 a China. Con esta nueva operación, el primer proveedor global del cereal ya comprometió 60,70 millones de toneladas, equivalentes al 91,9% del volumen que se proyecta exportar durante el actual ciclo comercial, que concluye el 31 de agosto próximo. Frente a estos datos, las pizarras reflejaron ayer alzas de US$1,87 y de 1,57 sobre los contratos mayo y julio del maíz, cuyos ajustes resultaron de 218,20 y de 213,28 dólares por tonelada. En las últimas cuatro ruedas estos contratos ganaron un 3,8 y un 3,3% frente a los registros del miércoles pasado, de 210,23 y de 206,39 dólares, respectivamente.

Entre el cierre de la semana precedente y el inicio de la actual, el mercado estadounidense de maíz fue favorecido por el atraso en las tareas de siembra del maíz de la segunda cosecha en Brasil y por las complicaciones que atraviesa la producción argentina, que llevaron a que el jueves pasado la Bolsa de Cereales de Buenos Aires redujera de 46 a 45 millones de toneladas su proyección sobre el volumen de la cosecha para grano comercial, un dato que quedó debajo de los 47,50 millones previstos por el USDA en su último informe mensual.

Si las subas no fueron mayores fue como consecuencia de las lluvias que en los últimos días cayeron sobre los principales Estados productores de granos gruesos del medio oeste estadounidense. Esas condiciones, que resultan propicias para preparar los suelos sobre los que comenzará a ser implantado el maíz en apenas dos semanas, se mantendrían en los próximos 6 a 10 días, según el Servicio Meteorológico de Estados Unidos. Cabe tener en cuenta que la intención de siembra 2021/2022 fue estimada por el USDA en su Foro Anual de febrero en 37,23 millones de hectáreas, por encima de los 36,75 millones de la campaña 2020/2021.

Justamente, por esas condiciones meteorológicas, el mercado de Chicago ya está mostrando un potencial de baja de los precios del maíz. Por caso, la posición septiembre, que marca la entrada de la nueva cosecha, ayer cerró con una suba de solo US$0,49 y con un valor de ajuste de 196,55 dólares por tonelada, casi un 10% abajo del nivel del contrato mayo.

En vistas de este riesgo bajista latente si el clima acompaña todo el proceso productivo estadounidense, los especialistas siguen recomendando a los productores argentinos diseñar estrategias de comercialización que permitan fijar pisos elevados para una buena parte del maíz que prevén cosechar y que posibilite usufructuar subas si el clima les juega una mala pasada a los agricultores estadounidenses. Dadas las escasas reservas que dejará la actual campaña de maíz en Estados Unidos –las más bajas desde el ciclo 2013/2014–, cualquier contratiempo meteorológico que ponga en riesgo cultivos y rindes tendrá un correlato rápido sobre los precios.

Según datos del Ministerio de Agricultura de la Nación, al 3 del actual había 2,05 millones de toneladas de maíz 2019/2020 negociados bajo la modalidad “a fijar” (sin precio), mientras que el volumen en esa condición de grano 2020/2021 ascendía a 4,48 millones de toneladas.

La demanda exportadora ayer llegó a ofrecer 198 dólares por tonelada de maíz para las entregas hasta el 19 del actual sobre el Gran Rosario, 5 dólares más que ayer. Sin embargo, por lotes grandes se habrían pagado hasta 200 dólares.

En los puertos de Bahía Blanca y de Necochea, donde todavía no entró el maíz nuevo y donde los exportadores completan los buques que suben por el Paraná, las propuestas de los compradores por el grano disponible crecieron de 215 a 220 dólares por tonelada.

Las pizarras del Matba Rofex reflejaron subas de US$1 y de 1,50 sobre los contratos marzo y abril del maíz, tras terminar la rueda con ajustes de 197 y de 199 dólares por tonelada.

La Nación – Dante Rofi