Lunes, 22 Marzo 2021 02:25

Caballos. El sector equino, en guardia por la sanidad del rodeo nacional

Hace pocas semanas se conoció la ocurrencia de un brote de rinoneumonitis equina (HVE1) en un centro hípico de Valencia, que luego se trasladó a otras partes de Europa, ante lo cual la Federación Ecuestre Internacional (FEI), de manera preventiva, anunció la cancelación de los eventos internacionales en diez países. En la Argentina, donde se realizan diversas actividades hípicas y los caballos son la piedra fundamental de una verdadera industria criadora, se encendieron las alarmas y todos los actores públicos y privados se instaron a reforzar controles sanitarios.

En la misma línea y con la misma necesidad de colaboración colectiva, el sector trabaja en medidas de control contra la Anemia Infecciosa Equina (AIE), una enfermedad sin cura y altamente contagiosa que constituye la principal amenaza actual para la industria equina argentina. La ausencia de una estrategia integral para el control sanitario del rodeo puede derivar en grandes pérdidas de valor en los caballos argentinos y en el cierre de importantes mercados de exportación, afectando de esa manera los intereses nacionales.

“La anemia equina se conoce pero no se tiene conciencia del nivel de daño que le produce a la industria. Cuando aparecen casos resonantes en algún hipódromo todos corren alarmados pero en muy poco tiempo se baja la guardia y la enfermedad sigue latente. Es una batalla que la enfermedad nos va ganando, hay casos cada vez más cercanos y hay provincias en las que ya es endémica”, advierte Carlos Dodera, presidente de la Asociación de Veterinarios Equinos y de la Comisión de Salud y Bienestar Animal de CAMINE.

Dodera será uno de los disertantes del Primer Congreso Argentino sobre Anemia Infecciosa Equina, que se realizará de forma virtual el próximo 14 de abril y será organizado por la Cámara de la Industria Nacional Equina (CAMINE). También participarán Ximena Melón, directora nacional de Sanidad Animal del Senasa; María Barrandeguy, investigadora del INTA y profesora de Enfermedades Infecciosas en la escuela de veterinaria de la Universidad del Salvador; y Teótimo Becú, médico veterinario director del laboratorio Clínica Equina, entre otros especialistas en el tema.

El reciente brote de HVE-1 en Europa encendió las alarmas sobre la importancia de llevar estrategias de control sanitario sólidas en los rodeos equinos. La Argentina tomó nota de eso, reforzando controles en las fronteras, pero aun queda mucho trabajo por delante en ese sentido.

Entre las medidas contra la AIE que propone CAMINE para todos los participantes de la industria equina se destacan las siguientes:

-No utilizar la misma aguja en distintos animales.

-Exigir libreta de certificado de libre de anemia vigente a todos los caballos que ingresen a su establecimiento.

-Si va a mover caballos, realice antes el test de AIE en un laboratorio autorizado por el Senasa.

-Si sus caballos no tienen movimiento, realice un análisis a todo su rodeo al menos una vez al año.

-No comparta elementos de montar que pueden contener sangre, como frenos o espolines. En caso de ser necesario, lávelos y desinféctelos previamente.

-Denuncie los casos positivos y dé aviso a todos los productores equinos cercanos.

-Intente evitar, especialmente en épocas de calor, las zonas de pantanos, los bajos, las ciénagas y bañados donde abundan los tábanos y otros insectos vectores.

En el Primer Congreso Argentino sobre Anemia Infecciosa Equina, dentro de pocas semanas, se debatirá a fondo un plan de acción integral para reducir al mínimo los riesgos que trae aparejados esta enfermedad.

Clarín