Viernes, 26 Marzo 2021 02:27

Agronegocios. Las criptomonedas llegaron al campo: qué es y cómo pueden operar los productores con la “criptosoja”

El 2020 fue el año de la explosión de las criptomonedas en medio de la pandemia del coronavirus. Y un grupo de emprendedores supo aprovechar el contexto para meterse de lleno en el negocio agropecuario. Es así como se desarrolló Agrotoken.io, la primera plataforma global de tokenización de commodities agrícolas y alimentos, presentándose al mundo con el lanzamiento de una criptomoneda respaldada en soja. "La tokenización es convertir un activo real en uno digital, el primer producto con el que salimos al mercado es Soya (criptosoja). Está respaldada con un activo real, diferente de otras criptomonedas, como son los bitcoins, que tienen mucha volatilidad", dijo Gabriela Roberto Baró, CEO & Co-Founder en Agrotoken, a Clarín. "Estamos creando un nuevo ecosistema para los agronegocios", apuntó.

Según explicó, el procedimiento de negocio es similar a lo que sucede actualmente con el canje de granos que varias empresas agropecuarias ya han puesto en marcha.

La firma aclaró que el proceso de "tokenizar la soja" no altera el circuito del negocio tradicional de compra-venta de granos, sino que funciona como una solución digital para los productores del campo.

Según la directiva de la empresa, los beneficios de los productores que ingresen a esta nueva modalidad de negocios son varios: transaccionar (como cualquier moneda digital) para bajar los costos logísticos, administrativos e intermediarios y lograr mejores tasas de financiación en el mercado.

"El productor lo puede cambiar en moneda corriente o en otros activos. Alguien que tiene un pool de siembra, por ejemplo, en vez de mandarle los camiones de soja al inversor, les podrá dar directamente los tokens, simplificando cuestiones administrativas para que sea más fácil invertir en el agro", explicó.

Así, el productor de soja que se introduzca en este nuevo negocio puede empezar a tokenizar con un mínimo de 30 toneladas y los instrumentos que se necesitan para probar la existencia del grano están dados por el certificado de depósito electrónico, el boleto de compra venta con un agro exportador habilitado en la plataforma y una cesión de derechos de cobro temporal que existe mientras la soja este tokenizada.

En tanto, cada Soya equivale a una tonelada de soja y su valor inicial dependerá del precio en el Matba-Rofex. Los contratos son por 30, 60 o 90 días, cumplido el plazo se "destokeniza" o se puede renovar. Si se precisa liquidar los granos antes de las fechas estipuladas, existe la posibilidad de destokenizar anticipadamente.

"El beneficio que le damos a los productores pioneros es pagarle aproximadamente un 3% en USDC (moneda estable), que está apareada al dólar. Cuando el cliente los quiere transformar, puede llevarlos directamente a su cuenta bancaria y se realiza la transferencia en pesos", detalló Baró.

Desde la plataforma informaron que la primera tokenización de soja del planeta se realizó en el país con Adecoagro, El Boyero, Espartina y La Fe Vieja, empresas reconocidas en el sector agropecuario.

"Hasta hoy, no todos tenían la posibilidad de meterse en este mercado. Queremos que cualquier persona pueda obtener un token de soja de manera rápida y segura. Y a medida que vayamos sumando nuevos integrantes, estará la posibilidad de que con esos tokens puedan comprar camionetas, departamentos o una cosechadora".

El objetivo es llegar a más países, como Brasil, Estados Unidos, Uruguay, Paraguay y buscan digitalizar el 5% de la producción mundial de soja en un futuro. Además, la idea es lanzar los criptos tanto en maíz como en trigo próximamente.

Clarín – Esteban Fuentes