Miércoles, 31 Marzo 2021 02:30

Más trigo: el Gobierno prevé una superficie mayor a 7 millones de hectáreas

De cara al inicio de la campaña de trigo 2021/2022, cuya implantación comenzará en mayo próximo, en el Ministerio de Agricultura de la Nación prevén que la siembra supere los 7 millones de hectáreas, “con una producción por encima de las 20 millones de toneladas”. Vale recordar que, según datos de esa cartera, en la última campaña se sembraron unas 6.700.000 de hectáreas y en la campaña 19/20 la superficie fue de 6,9 millones de hectáreas. “Somos optimistas. Están dadas las condiciones para una buena campaña con buenos precios y buen clima. Los argentinos debemos tener una visión de largo plazo. Si somos inteligentes y articulamos lo público con lo privado a lo largo de las cadenas, es una oportunidad de carácter estructural”, señaló Javier Preciado Patino, subsecretario de Mercados Agropecuarios durante un webinar en donde se analizaron las “perspectivas del mercado de trigo” en la campaña que se iniciará próximamente.

En este sentido, el subsecretario de Agricultura, Delfo Buchaillot, señaló que las condiciones de siembra se están dando, porque “va a haber humedad en el suelo y va a ser neutro el año por lo que será bueno para las áreas trigueras”.

“Además, los márgenes de los productores en todas las zonas son positivos, la ecuación ayuda cuando hacés el doble cultivo donde la soja tracciona mucho. Esa cantidad de 20 o 21 millones de toneladas de trigo nos ayudará a abastecer el mercado interno y el externo”, agregó.

“Estamos trabajando en varias medidas con los bancos provinciales, el de Santa Fe, el Bersa (Banco de Entre Ríos) y el Bapro (provincia de Buenos Aires), para salir con líneas específicas haciendo hincapié en la fertilización, el insumo que más influye en el rinde. Así podemos pensar que vamos a pegar un salto en la producción respecto del año pasado. También se va a salir con tarjetas bancarias a tasa 0 para estos insumos referidos a la siembra de trigo. Estamos dando buenas noticias para que siembren”, agregó el funcionario.

Por su parte, Gustavo López, analista del mercado granario de la firma Agritrend, indicó que ya hace varios años que se lleva una tendencia en la siembra del cereal “relativamente sostenida”.

“Hay una apuesta importante al trigo, donde en el conjunto de todos los granos hay una suerte de equilibrio sustentable para lo que son los aspectos agronómicos. En el ciclo 20/21 no fue la mejor producción, comparada con el ciclo anterior que se había logrado un récord absoluto, pero satisfizo las expectativas del consumo interno y la exportación”, explicó.

En cuanto al ciclo 21/22, el experto planteó dos hipótesis: “La menos optimista debería estar en torno a los 6.500.000 de hectáreas y la más optimista alrededor de las siete millones de hectáreas, con 31 quintales por hectárea y una oferta que sería la más importante de la historia”.

De cumplirse la proyección más optimista, López destacó una exportación muy relevante, alrededor de 14 millones de toneladas. “Todo esto debe darse en un marco de condiciones políticas con reglas estables, o sea nivel de derecho de exportación que se mantengan en los niveles actuales y ningún tipo de intervencionismo ya sea oficial o de restricciones que alteren el normal desenvolvimiento de lo que es el ciclo. De esa forma estaríamos en un nivel de exportación muy grande y con un aporte de divisas significativo”, remarcó.

Por otra parte, indicó que en este momento los precios del trigo son muy atractivos, donde se encuentran valores que fluctúan entre 198 y 202 dólares la toneladas, con un nivel bajo de volatilidad. “Ya se llevan declaradas cerca de 800.000 toneladas del trigo nuevo, que a un año vista es trascendente. Esos 200 dólares, cuando uno lo analiza en términos de lo que han sido los últimos cinco años, incluso del promedio de la década, es uno de los niveles más altos”, dijo.

Asimismo, recordó que, además del mercado brasileño con un 36% de compras, el año pasado se incorporaron mercados no tradicionales tales como Bangladesh y Tailandia, donde se fue un 12% del total exportado, un 20% a Indonesia y un 5% a Kenia.

“Brasil se fue quedando en el tiempo, hoy sigue consumiendo niveles parecidos a mucho tiempo atrás por lo que el mercado triguero argentino se fue atomizando y seguimos participando del mercado asiático y en volúmenes que no son menores. Seguiremos teniendo a Brasil como el gran mercado pero ahora mucho más ampliado con el resto del mundo”, sostuvo.

Por último, en cuanto a la cebada, afirmó que el saldo exportable de ese cultivo será de tres millones de toneladas. “Sumando las toneladas de trigo serán cerca de 16 millones de toneladas que se van a exportar, unos US$4000 millones, que a la luz de los derechos de exportación implican ingresos para el fisco por algo más de US$500 millones”, finalizó.

La Nación – Mariana Reinke