Miércoles, 31 Marzo 2021 02:27

En el remate del primer lote de maíz, se escuchó fuerte el reclamo por los biocombustibles

La empresa Arcor pagó este martes 34.500 pesos por el primer lote de maíz de la campaña 2021/22, rematado en el marco del certamen que organizan todos los años la Bolsa de Cereales de Córdoba y la Asociación Maíz y Sorgo (Maizar). Se trata de una subasta que funciona como acto de inicio simbólico de la comercialización del nuevo ciclo del cereal. El precio abonado por la multinacional de Arroyito –que fue la que recibió el lote cosechado en el norte de Santa Fe a fines de febrero–, luego de pujar con Bio 4, Aca Bio, Bunge, ACA, y la Cámara de Productores Porcinos de Córdoba (Cappcor), casi duplicó la base de 17.980 pesos, correspondiente a la cotización del lunes en el mercado de Rosario.

De todos modos, fue un dato anecdótico dentro de lo que fue el acto en sí, que no tuvo nada de simbólico en lo que respecta a los fuertes reclamos que se escucharon por la decisión del Gobierno de no avalar una prórroga de la Ley de Biocombustibles.

Cabe recordar que la mayoría de la producción de etanol de Argentina es a base de maíz, y que Córdoba no solo es la mayor productora de cereal sino que tiene a las tres industrias de bioetanol más grande de la Argentina.

Por eso, volvieron a escucharse las críticas no solo de actores privados sino de funcionarios de la Provincia por las demoras del Gobierno nacional, al que acusan de ser funcional al lobby de las empresas petroleras.

Declaraciones

El hilo de discursos comenzó con la participación a distancia, con un mensaje grabado, del ministro de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación, Luis Basterra.

Entre otras frases, el funcionario sostuvo que “la ruralidad no es solo el trabajo en el campo sino también la oportunidad de generar valor y trabajo donde se produce”.

“El presidente Alberto Fernández nos convoca a que la ruralidad siga generando bienestar y progreso. Ese es el concepto de equidad territorial, que cada uno pueda desarrollarse en su lugar”, dijo Basterra.

Estas palabras le sirvieron al resto de los presentes en el encuentro para fundamentar su reclamo, precisamente porque lo que logra el bioetanol es agregar valor en origen al maíz.

El presidente de la Bolsa de Cereales de Córdoba, Juan Carlos Martínez, consideró “insólita” la manera en que el oficialismo se negó a dar quórum para debatir la prórroga de esta ley que en octubre pasado obtuvo media sanción por unanimidad en el Senado.

“El sector privado invirtió más de 3.000 millones de dólares en 54 plantas ubicadas en 10 provincias; no hay argumentos sólidos para justificar que no se avance en esta prórroga”, mencionó Martínez.

Y también se manifestó “consternado” por la decisión de abandonar el debate de la ley que discutió la Liga Bioenergética durante dos años, que era superadora de la actual, y por el contrario hacer circular un borrador que genera más incertidumbre, porque reduciría el cupo con el que se “cortan” las naftas y el gasoil.

“El proyecto que suena es progrieta: divide al país entre los que producen combustibles fósiles y los renovables; de los que producen biodiesel con respecto al etanol; los que hacen caña de azúcar de los que hacen maíz; entre los grandes y los chicos. Es el camino equivocado, el país tiene el lugar para el desarrollo de todas las producciones”, remarcó Martínez.

Alberto Morelli, titular de Maizar, dijo que esta entidad apoya el reclamo y cuestionó el proyecto que presentaría el Ejecutivo. “Disminuir el corte sería un golpe muy grande para el etanol, podría llevar al cierre de las plantas. No podemos permitirnos no tener esa prórroga para trabajar con serenidad y debatir los beneficios que traen los biocombustibles”, alertó.

Desde la Provincia

Por otro lado, volvieron a ser enfáticos los tres ministros que desde hace dos semanas vienen haciendo declaraciones subidas de tono contra el Gobierno nacional por esta demora con los biocombustibles: Fabián López (Servicios Públicos), Eduardo Accastello (Industria, Comercio y Minería) y Sergio Busso (Agricultura y Ganadería).

“Nadie sale abiertamente a explicar por qué está sucediendo esto. Y cuando no se dan razones, todos sospechamos que hay otras cosas por detrás y el tono empieza a subir. Ni siquiera se convoca a las provincias: ¿alguien se imagina discutir una ley de hidrocarburos sin las provincias petroleras? Los trabajadores que todos los días tienen un ingreso por estas inversiones, los industriales, no merecen esto”, se quejó López.

Para este funcionario, además Argentina está poniendo en riesgo el comercio exterior, porque el mayor uso de biocombustibles es un factor fundamental para cumplir con el compromiso de reducir las emisiones de carbono, que a la larga se convertirán en un factor decisivo en el comercio global.

Accastello, por su parte, pareció responderle a Basterrra: “No podemos decir valor agregado en origen y retroceder 15 años”, en relación a 2006, año en que se sancionó la Ley que ahora se busca prorrogar.

“En 15 años se construyeron miles de empleos. Por eso no solo queremos la prórroga sino también aumentar al corte. Cada punto más, es una planta productora más. Es mejor y mayor valor para el maíz, genera empleo cordobés y argentino. No se puede decir que queremos agregar valor y legislar en contrario”, insistió Accastello.

Por último, Busso fue el más duro con su opinión. “Esta situación duele mucho. Y cuando no hay respuestas, es porque algo raro hay. El país está priorizando intereses económicos difíciles de entender, favorecen al lobby petrolero, que ha llegado a derrocar gobiernos”, disparó el titular de la cartera agropecuaria.

Y cuestionó, por ejemplo, al respecto que todos los argentinos subsidien el “barril criollo”, mientras de Córdoba se van 3.500 millones de dólares en retenciones y a la provincia “no vuelve nada”.

La Voz del Interior – Favio Ré