Miércoles, 07 Abril 2021 02:27

Para el secretario de Agricultura, “hay gente que se quedó en esa historia de destitución”

Tras denunciar amenazas a través de audios y de mensajes anónimos por escrito y luego de conocerse el autor de los audios, para el secretario de Agricultura de la Nación, Jorge Solmi, “hay gente que se quedó en esa historia de destitución, que es totalmente intolerante y no soporta quien piensa y es distinto”. “En los audios hay una visible intolerancia a quien piensa distinto. La intolerancia conduce a la frustración y la frustración a la violencia pero la gran mayoría de los argentinos no quiere el camino a la violencia”, indicó en declaraciones a FM LED. “Hay un grupo de gente que en el 2008 no interpretó un conflicto gremial por una resolución del Gobierno, sino que lo hizo como una actitud contra el Gobierno, evidentemente esto confirma que para algunos, no para todos, era una actitud destituyente”, añadió.

Los mensajes de audios en donde se incitaba a “trompear” a Solmi en un grupo de Whatsapp pertenecen al pergaminense Gustavo Rodríguez, que pidió disculpas. “Fue un exabrupto, me hago cargo y pido disculpas”, dijo a TN, a la vez que se desligó de la responsabilidad de los mensajes escritos.

Solmi dijo que le llama la atención dos cuestiones. Por un lado, que el presunto autor de los audios, en vez de presentarse ante la Justicia, haya hablado ante un medio. “O que no me llame a mí, pudiendo conseguir mi teléfono. Me parece muy extraño todo esto”, dijo. Por otra parte, indicó que los audios y las notas escritas que le dejaron en su oficina de Pergamino y en el auto de su secretario, “están ligados desde lo racional, dicen lo mismo”.

Por otra parte, el funcionario remarcó que Rodríguez si bien pidió disculpas, las mismas estaban condicionadas a explicaciones suyas. Rodríguez había dicho que si se lo cruzaba por la calle a Solmi le diría que no está en él agredir ni física ni verbalmente.

“No entiendo ese camino de violencia y no lo justificó para nada. Se puede perdonar en un sentido cristiano pero no disculpar. No es un caso generalizado pero tampoco un caso aislado. Él es víctima de la grieta, es una persona que está en la profundidad de la grieta, donde todos los días se tira odio”, resaltó.

Por último, dijo que la situación produjo mucha angustia a su familia y “un costo enorme para el aparato del Estado. A mí no me tiene nada que explicar, se lo tiene que dar a la Justicia. La causa ya está en manos del juez de San Nicolás Carlos Villafuerte Ruzo”.

Resolución del Banco Central

Por otra parte, Solmi explicó que la reciente circular del Banco Central de la República Argentina (BCRA) que impide a empresas agropecuarias acceder a los créditos subsidiados provenientes de las líneas de Inversión Productiva “solo limita el crédito de tasas subsidiadas pero no el crédito”.

“La persona que tiene reserva de granos puede sacar el crédito pero sin la tasa subsidiada. El crédito existe, lo que no existe es el subsidio de tasas para el que tenga reserva de granos (no más de 5% en trigo y soja)”, informó.

En este sentido, contó el problema que, indicó, tienen acopiadores medianos y chicos con productores que entregan el cereal, lo venden, pero no fijan el precio. “Ellos no cierran el tipo de cambio. Eso lo pueden hacer solo los grandes que tienen espalda para cubrirse. Cuando uno chico quiere proponerle la misma operación a un exportador o consumero grande no lo toma, eso causa un problema muy serio en la cadena”, detalló.

“La reserva de granos, que siempre lo defendí, en la mayoría de los casos es una cuestión alimentaria y así también lo entendió el Banco Central cuando determinó que aquel productor que factura hasta $30 millones al año, es decir que uno que tiene unas 200 hectáreas en la zona de Pergamino no entra en la resolución”, agregó.

En este contexto, Solmi defendió a los productores chicos y medianos y advirtió que es con los productores grandes, que tienen otro sistema, donde se están generando algunos problemas en la cadena. “Es un tema que hay que resolver y el Banco Central lo ve de esta manera, restringiendo el subsidio de tasas. Los productores grandes acceden a tasas reales, si quieren que siembren con su capital”, justificó.

En su exposición, dijo que no se puede estar “regalando” una tasa mientras hay un rulo financiero. “Cuando uno ve la evolución oficial que tiene el dólar y cuánto vale la tasa de siembra en un banco, hay una ganancia financiera. Es decir, yo guardo el cereal que está en dólares y saco un crédito bancario con una tasa del 24%, me está quedando prácticamente el 50% de ganancia financiera. Eso es un rulo financiero y el Estado no puede subsidiarlo”, sentenció.

La Nación