Sábado, 16 Mayo 2020 06:00

Herramientas digitales para que la fertilización del trigo sea precisa y sustentable

La empresa Yara continúa desarrollando soluciones que combinan su conocimiento con tecnología de última generación para promover cultivos más productivos y rentables mediante prácticas agronómicas más sustentables. En uno de sus últimos informes, la Bolsa de Cereales de Buenos Aires destacó que la tendencia a usar mayor tecnología es especialmente marcada en el cultivo de trigo. Para Gustavo Elias, coordinador de Agronomía y Desarrollo de Yara, desde el punto de vista de la fertilización esto refleja que el productor triguero está mirando cada vez más la dosis necesaria e incorporando más nutrientes al cultivo con apoyo de distintos métodos de diagnóstico, para que no falten pero tampoco se apliquen en exceso, lo que en conjunto se traduce en mayor productividad, mayor rentabilidad y menor impacto sobre el medio ambiente.

Actualmente existen herramientas digitales de gran utilidad para ayudar a determinar dosis y nutrientes en forma precisa. Forman parte de CerealPlus, la solución integral desarrollada por Yara que contribuye a asegurar una óptima nutrición del cultivo durante todas sus etapas, incluyendo sistemas de diagnóstico, plataformas de monitoreo y prescripción, que se complementan con una oferta de productos probados en términos de eficiencia y sustentabilidad.

Entre las herramientas digitales de CerealPlus se destacan la plataforma Atfarm, capaz de monitorear la biomasa del cultivo en base a imágenes satelitales y generar prescripciones de dosificación variable, y N-Tester, una herramienta para determinar si es necesario o no aplicar fertilizantes nitrogenados y en qué dosis.

En la misma línea cabe resaltar el Sistema de Recomendaciones Nutricionales Yara, que brinda al productor un plan nutricional a medida, incluyendo qué nutrientes aplicar, en qué momento y en qué dosis.

Estos elementos combinados permiten ilusionarse con la próxima campaña. Cómo resume Elias: “Se espera una campaña muy buena en términos de superficie, si a eso le sumamos la tecnología aplicada a la toma de decisiones para definir qué aplicar, cuánto y dónde, tenemos un combo ideal para que el trigo sea el gran protagonista del año”.

Rural – Clarín

Los barbechos, con nuevos problemas: estrategias de control para raigrás y crucíferas

Para llegar con el lote limpio para sembrar los cultivos de invierno, es clave realizar un óptimo barbecho con el finde eliminar las malezas.

Según comentó Carolina Maune, miembro del equipo de Desarrollo Técnico de Mercado de Adama en el sudeste de de Buenos Aires, en el cultivo de fina las tres más importantes son Conyza bonaerensis ( Rama negra), Lolium sp (raigrás) y Brassica rapa (nabo).

"En estos últimos años estas últimas dos malezas han cobrado mayor importancia dada las resistencia que han generado"; advirtió.

En el caso de raigrás, comentó que hay con resistencia a glifosato que afectan gran parte de la provincia de Buenoss Aires, Entre Rios, Santa Fe y en menor medida, Córdoba, y con resistencia al modo de acción ACCasa y ALS que afecta sur bonaerense.

En el caso de las crucíferas (Brassica rapa, Brassica napus, Hirschfeldia incana, Rapistrum rugosum y Raphanus sativus), remarcó que hay con resistencia a ALS, 2,4D y glifosato, pudiendo presentar resistencia a uno, dos o a los tres modos de acción. Ocupan gran parte de la provincia de Buneos Aires especialmente el sur. Y en menor porcentaje, en Santa Fe y Cordoba.

Y las pérdidas son muy importantes, alertó. "Con raigrás, que es una maleza muy invasora, si no se realizan los controles pertinentes, las perdidas en rinde pueden llegar al 50%. En el caso de crucíferas, ante una presión media a alta, las perdidas en rinde pueden ir hasta 30%", sostuvo.

Ante esto, indicó que las estrategias de control siempre son superiores cuando se realizan en forma temprana con malezas en preemergencia o en estadios iniciales.

"Los costos de tener que ir a una salvataje en postemergencia del cultivo, para el control de gramíneas va entre 20 y 25 dólares costo dosis. Y en el caso de crucíferas hay que pensar en costos superiores a los 10 dólares pensando en combinación de dos productos", calculó.

Al momento de definir una estrategia de control, comentó que desde Adama cuenta con una amplia paleta de productos, ya sea para controlar malezas en estadios de pre emergencia como en post, antes de la siembra de trigo y cebada como cuando el cultivo ya se encuentra en pie, con diferentes modos de acción para evitar generar resistencias.

En el caso de Pre emergencia del cultivo, si el escenario previo a la siembra es un lote con maleza emergida de raigrás y crucíferas, una estrategia es resetear el lote con SECAFOL (paraquat) y 20 días antes de la siembra aplicar PREMERGE (Trifluralina fotoestable) + OXALIS (flumioxazin). De esta forma se estarán controlando los nacimientos de las dos malezas, y se tendrá al menos 60 días de residualidad, siempre dependiendo de las condiciones ambientales.

Si el escenario es con malezas crucíferas emergidas la recomendación es Rainbow (flurocloridona)+ Polaris Accelerate (glifosato) + Deferon hexil (2,4D).

En post emergencia del cultivo, en macollaje del cultivo las opciones para control de crucíferas son: Rainbow (en caso de que no se haya usado en el barbecho), Legacy (diflufenican), Terbutrex (Terbutrina) 0 Tribune (metribuzin) y si la maleza se encuentra emergida combinar alguna de estas opciones con Deferon Hexil o Bromotril (Bromoxinil), no solo para mejorar la eficacia de la aplicación sino también para para ampliar el espectro de control y usar dos modos de acción evitar generar resistencia.

En el caso de que haya raigrás o avena emergida dentro del cultivo, la opción es Pinxit (pinoxaden), el cual puede aplicarse hasta elongación del tallo.

Si hay crucíferas y raigrás emergido, la estrategia es Pinxit másTribune o Pinxit más Bromotril.

Con estas estrategias se han observado, en los diferentes ensayos realizados ,controles superiores al 70% a los 60 dias de evaluación.

Rural – Clarín